Se ha identificado la posible causa de muerte de cuna que podría advertirnos de este evento, según un nuevo estudio

Un reciente estudio publicado en la revista EBioMedicine ha reportado hallazgos muy interesantes que potencialmente podrían explicar el enigma aún no resuelto del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL), comúnmente conocido como “muerte de cuna”. Asimismo, el factor dilucidado podría ser un importante biomarcador que detecte la susceptibilidad de los recién nacidos de sufrir este evento mortal.

El síndrome de muerte súbita del lactante es bien conocido por ser un acontecimiento de muerte repentina e inexplicable que ocurre en bebés de menos de un año que aparentemente están saludables, la mayoría de estos sucesos suelen ocurrir durante el sueño, razón por la cual se denomina usualmente muerte de cuna.

Hasta el día de hoy, a pesar de las investigaciones que se han realizado para esclarecer las posibles causas de este hecho trágico y, con ello intentar prevenir este desenlace en los bebés, la información recabada es inconsistente y aún se describe como un síndrome de causa desconocida en la cual existen distinto factores de riesgo ambientales (como dormir al bebé boca abajo) que pueden aumentar la probabilidad de conducir a este hecho. Se estima que entre un 40-50% de los posneonatos (entre el primer mes y el año de vida), muere debido a SMSL, siendo la principal causa de muerte en esta etapa.

Los investigadores del estudio nos indican que la hipótesis más actual debate un origen multifactorial, siendo uno de los modelos más aceptados el de “triple riesgo”, de acuerdo con este, la SMSL ocurre cuando existen tres factores importantes: un bebé vulnerable, un periodo de desarrollo crítico para el control del equilibrio del sistema (homeostasis) y un estresor del ambiente. Basados en este modelo, en el estudio se han encontrado un elemento que podría explicar la vulnerabilidad biológica de este hecho en una enzima denominada butirilcolinesterasa (BChE) que forma parte del sistema colinérgico y está ampliamente involucrada en el sistema autónomo que es el que controla funciones vitales como la digestión, la respiración, los latidos del corazón, etc.

Así, el propósito de este estudio fue cuantificar la actividad de esta enzima en gotas de sangre seca extraída en bebés recién nacidos que fallecieron posteriormente de SMSL, así como en un grupo de posneonatos sobrevivientes y muertos por causas distintas bien documentadas. Los resultados fueron extraordinarios, en el grupo de bebés con muerte por SMSL se encontró una actividad significativamente disminuida de esta enzima respecto a los individuos control, lo que implica que una menor actividad de BChE se asoció a la mortalidad por SMSL.

De esta manera, indican los autores del estudio que «un déficit colinérgico previamente no identificado, descrito por -BChE anormal, está presente al nacer en los bebés SMSL y representa una vulnerabilidad específica medible antes de su muerte». Este hallazgo es muy trascendental ya que figura como un potencial marcador bioquímico que nos podría informar en el recién nacido de la predisposición individual de padecer SMSL de manera preventiva.

Finalmente, la actividad de BChE alterada podría representar una de las causas de SMSL, además, sugiere que hay una posibilidad de obtener una prueba para identificar el riesgo de un evento como estos y amplia de manera muy importante el conocimiento de este síndrome que podría guiar investigaciones futuras que disminuyan la mortalidad posneonatal.

El reporte completo se encuentra en:  EBioMedicine

Comparte ciencia, comparte conocimiento.