Síntomas de infarto: las dos sensaciones que le indican que se acerca el evento mortal

Un infarto, ataque o paro cardiaco es un síndrome que aparece cuando la sangre, el líquido vital para todos los órganos y tejidos, no llega a una parte del músculo del corazón derivado de la obstrucción parcial o total de una de las arterias que irrigan a este órgano.

La sangre transporta nutrientes, oxígeno y distintos metabolitos a todo nuestro cuerpo, desde nuestro cerebro hasta la punta de los dedos de los pies y, mediante este aporte, permite mantener con viva a cada una de las células, tejidos y órganos que nos componen. Cuando el flujo sanguíneo se bloquea y no permite la llegada de sangre a alguna parte del organismo, las células comienzan a morir o necrosarse.

En este caso, ante un infarto, las células del músculo del corazón comienzan a morir derivado, la mayoría de las veces, de la acumulación de colesterol y otros lípidos en las paredes de las arterías que llevan sangre al corazón, formando una “placa” de grasa que provoca que se genere un coagulo y la eventual obstrucción.

Estos eventos son una emergencia médica de gran prioridad ya que pueden resultar mortales, de hecho, los infartos son una de las principales causas de muerte en todo el mundo estimando que alrededor de 200 personas mueren al día por infarto agudo al miocardio en México. De esta manera, es indispensable detectar los signos y síntomas que pueden presentarse ante este acontecimiento, sobre todo para las personas que tienen factores de riesgo como:

  • Hipertensión
  • Consumo de tabaco
  • Sobrepeso u obesidad
  • Niveles elevados de colesterol y triglicéridos
  • Diabetes
  • Sedentarismo
  • Edad: hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55 años

Así, las señales que pueden alertar que está sufriendo un infarto son de aparición “brusca” presentándose como sensación de incomodidad y prensión en el pecho que puede cursar con dolor leve o intenso, éste puede propagarse al cuello, hombro espalda o brazo izquierdo, además, surge una sensación de malestar en general con dificultad de respirar, mareo, náuseas y sudoración. También pueden presentarse indigestión, dolor abdominal, fatiga y aturdimiento.

En la mayoría de los casos, estos signos y síntomas aparecen repentinamente sin molestias previas, siendo éstas las primeras manifestaciones de alerta, aunque, se indica que en algunos pacientes pueden aparecer señales horas, días o semanas antes, principalmente como dolor o presión en el pecho de manera recurrente tras algún esfuerzo que cede con el descanso, asimismo, se puede presentar sensación de malestar y cansancio.

Los especialistas indica que, de presentar las señales que advierten de un infarto, se debe acudir inmediatamente al médico para poder tratar al paciente oportunamente. Asimismo, se indica que la mejor manera de prevenir un evento de estos es mantener un estilo de vida más saludable, con una dieta adecuada, realizar actividad física o ejercicio de manera regular, evitar el consumo de tabaco, así como no suspender tratamientos médicos recetados una vez que se evalúo que usted es una persona en riesgo de padecer infartos.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.