La ciencia descubre cuántas horas son necesarias para dormir y mantener una salud mental adecuada

Todos necesitamos descansar, el sueño es un proceso fundamental e imprescindible para nuestro organismo y, aunque el estado de alerta del cuerpo disminuye, en realidad nuestro sistema sigue trabajando intensamente. Por ejemplo, el cerebro durante cierta etapa del sueño denominada “Rápido movimiento de los ojos” (REM, por sus siglas en inglés), refuerza la memoria, consolida los aprendizajes, mejora la habilidad cognitiva, ayuda a equilibrar el estado de animo y se presenta una recuperación de energía del organismo.

A pesar de la importancia del sueño, este proceso muchas de las veces se ven “sacrificado” o perturbado en nuestro día a día, ya sea porque las múltiples actividades en la escuela y el trabajo o, el estrés ante diversas circunstancias, no permiten que las personas consoliden un número adecuado de horas para dormir o, por el contrario, los individuos pueden presentar cierta alteración en su estado de animo y mantenerse dormidos durante un tiempo excesivo. En cualquiera de los dos extremos, por las circunstancias que sea, no dormir la cantidad óptima de horas puede ser dañino para la salud, pero ¿Cuál es realmente la cantidad de horas adecuada?

Pues bien, en realidad la cantidad de sueño puede depender de distintos factores como la edad e incluso de ciertos mecanismos genéticos, de esta manera, un estudio publicado recientemente en Nature Againg determinó que la duración óptima del sueño para las personas de mediana edad y los adultos mayores es de aproximadamente 7 horas diarias para mantener una salud integra.

Debido a las vitales funciones que se atribuyen durante el sueño, se ha establecido que la baja duración de éste se correlaciona con ciertas enfermedades cardiovasculares, problemas psiquiátricos, cognitivos y a una mayor mortalidad, aunque los mecanismos que subyacen esto aún no están bien esclarecidos.  Por el contrario, el sueño prolongado se puede asociar a ciertos rasgos de demencia. De esta manera, los investigadores del estudio se propusieron evaluar la relación de las horas de sueño con los procesos cognitivos, la estructura del cerebro y la salud mental.

Para obtener sus hallazgos los investigadores realizaron las evaluaciones pertinentes en un total de 498,277 participantes de entre 38 y 73 años cuyos datos se obtuvieron del Biobanco del Reino Unido para reconocer los patrones y duración del sueño, el bienestar general y la salud mental de los individuos. También se planteó la evaluación de imágenes cerebrales y datos genéticos en una subpoblación de los participantes totales.

Con este “megaestudio” se puedo determinar que los individuos que conciliaban el sueño durante 7 horas de manera regular presentaron mejores resultados en su salud mental y el rendimiento cognitivo, por lo tanto, tenían un mejor grado de bienestar general. Por el contrario, una duración del sueño no óptima (con mayor o menor horas) se asoció significativamente con una disminución de las funciones cognitivas y un aumento en síntomas psiquiátricos característicos de enfermedad mental.

Por último, determinaron relaciones entre la genética y ciertas estructurales cerebrales, como el hipocampo, relacionadas a la duración del sueño y a el efecto en la cognición y la salud metal derivado de inadecuadas horas de dormir.

Así que, ya lo sabes, dedicar el tiempo óptimo para dormir está implicado en nuestras habilidades cognitivas y nuestra salud mental, así que el descanso para nuestro organismo es más que vital.

El estudio completo se encuentra en: Nature Againg

Comparte ciencia, comparte conocimiento.