El consumo de antidepresivos en el embarazo podría afectar el desarrollo cerebral del bebé

Las diferentes etapas de desarrollo durante el proceso de la formación de un bebé son realmente importantes, algunos momentos de estas etapas son cruciales puesto que se esta llevando a cabo el desarrollo progresivo de cada célula, tejido, órgano y sus distintas conexiones del nuevo organismo.

El hecho de que en muchos medicamentos de uso común se etiquete con la señalización de que las mujeres embarazadas no lo pueden consumir, deriva de prevenir alteraciones en desarrollo del bebé mediante el uso de estas sustancias farmacológicas.

Hay muchos medicamentos que tras su estudio e investigación se reconocen hoy en día como potencialmente peligrosos para el desarrollo de un nuevo individuo. De manera general, los componentes de dichos medicamentos tienen la capacidad de rebasar las barreras fisiológicas de la madre y provocar un efecto negativo que ponen en riesgo la formación del individuo

con consecuencias que a veces son muy desafortunadas.

Ante este panorama, un tipo específico de medicamentos aún se encuentra en debate sobre el riesgo para el desarrollo del bebé tras el consumo por la madre; el hilo tira en dos direcciones contrarias. En primera instancia se ha reportado que una parte importante de la población de mujeres embarazas es susceptible a padecer depresión y/o ansiedad durante el embarazo.  Estas afecciones neurológicas son realmente complidas no solo por los efectos que tienen directamente en la madre sino porque dichas patologías pueden afectar de manera significativa el vínculo que se genera entre la madre y el hijo y que es crucial para el cuidado del nuevo individuo, por lo cual, para minimizar este efecto, es preferible el tratamiento farmacológico con antidepresivos.

En contra parte, aún no se han determinado contundentemente los efectos que tienen este tipo de medicamentos en cuanto al desarrollo en el útero del bebé, aunque se cree que potencialmente puede representar efectos negativos. Ante esto, un grupo de científicos se propusieron realizar una investigación para determinar si cierto tipo de antidepresivos consumidos durante el embarazo provocan algún daño en el desarrollo del cerebro del bebé. Los hallazgos se publicaron recientemente en Frontiers in Neuroscience.

El estudio lo realizaron mediante la medición de la actividad e interacción neuronal con electroencefalografía para determinar la función cerebral del recién nacido y estimar si existía alguna alteración en un grupo de bebés cuyas madres habían consumido antidepresivos durante el embarazo, frente a un grupo control que no presentaron este evento y posteriormente se correlacionaron las mediciones con resultados cognitivos en los individuos.

Los hallazgos arrojaron que existe una alteración en la dinámica de las redes neuronales que se encontraban suprimidas en algunas regiones del cerebro que se vinculan con posibles implicaciones neurocognitivas, describen los autores que «Esto sugiere que en el útero el tratamiento farmacológico puede tener efectos espacialmente selectivos en la función cerebral temprana que escapan a la detección cuando se analiza a mayor escala», es decir, mediante otros método evaluados. Enfatizando con ello que los cambios medibles en este estudio fueron sutiles, demostrando la necesidad de más estudios que evaluen y repliquen estos hechos.

Finalmente, es importante determinar que, en la prescripción de un medicamento, los especialistas siempre evalúan el beneficio sobre efectos adversos o secundarios que se pueda provocar. Este estudio es una demostración de un posible efecto encontrado y vinculado al desarrollo del cerebro del bebé, sin embargo, se espera que tras análisis posteriores se permita reevaluar el uso de estos medicamentos en la clínica que juegan un papel importante para las mujeres que cursas por afectaciones neurológicas durante el embarazo.

 

El reporte completo se encuentra en: Frontiers in Neuroscience.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.