China ha construido una «luna artificial» con miras a sus actividades de exploración lunar

Imagen ilustrativa de un taikonauta colocando una bandera china en la Luna. (3dsculptor/Getty).

Después del popular «Sol artificial», el que ha marcado importantes logros, como récord mundial de fusión de plasma, China nos tiene una sorpresa más. Con miras a sus actividades de exploración lunar, ha construido una «luna artificial».

La estructura fue construida con fines de investigación, los científicos creen que pueden obtener conocimiento valioso para las actividades de exploración lunar de China. Se ubica en la ciudad oriental de Xuzhou, en la provincia de Jiangsu, según informa South China Morning Post.

Básicamente lo que hace la «luna artificial» es simular las condiciones de la Luna (nuestro satélite natural) aquí en la Tierra. En su interior tiene una cámara de vacío de 60 centímetros de diámetro que simula condiciones de baja gravedad similares a la superficie lunar utilizando potentes campos magnéticos.

Los entornos de baja gravedad se pueden experimentar o en una torre de caída, pero es solo momentánea. Según los científicos del proyecto, en la luna artificial ese efecto puede «durar todo lo que se quiera».

South China Morning Post habló con Li Ruilin, ingeniero geotécnico de la Universidad de Minería y Tecnología de China y dirigente del proyecto: dijo que era el «primero de su clase en el mundo» y que llevaría la simulación lunar a un nivel completamente nuevo.

«Algunos experimentos, como una prueba de impacto, solo necesitan unos segundos [en el simulador]», dijo Li. «Pero otros, como los ensayos de fluencia, pueden llevar varios días».

Esta idea surgió de los experimentos del físico Andre Geim para hacer levitar una rana con un imán, por los que ganó un premio Ig Nobel, que celebra la ciencia que «primero hace reír y luego pensar», en 2000. Geim, de la Universidad de Manchester (Inglaterra), también ganó el Premio Nobel de Física en 2010 por sus trabajos sobre el grafeno.

Andre Geim le respondió a un planteamiento del South China Morning Post mostrando satisfacción de que sus «experimentos puramente educativos sobre la levitación diamagnética dieran lugar a aplicaciones en la exploración espacial».

«La levitación magnética no es ciertamente lo mismo que la antigravedad, pero hay una variedad de situaciones en las que imitar la microgravedad mediante campos magnéticos podría ser muy valiosa para esperar lo inesperado en la investigación espacial».

Mientras tanto China reafirma que quiere tomar la delantera en una nueva carrera espacial internacional. Su objetivo por ahora es aterrizar con astronautas en la Luna para 2030, además de establecer una base lunar en conjunto con sus socios.

En los últimos años, China ha mostrado una enorme ambición en el ámbito aeroespacial. Logró conseguir varios hitos: llegar a la parte oculta de la Luna; recolectar muestras lunares y traerlas de vuelta a la Tierra, y son los únicos en hacerlo después de casi 50 años. Consiguió con éxito un aterrizaje en Marte con un robot y actualmente también tiene su propia estación espacial, donde envía sus astronautas para realizar investigaciones.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.