Increíble video que muestra cómo los calamares cambian de color para camuflarse

Los cefalópodos son una clase de invertebrados dentro de los cuales se reconoce a los pulpos y sepias por su habilidad de cambiar de patrones y color de su piel para camuflarse en su entorno; el estudio de esta característica se ha centrado en ellos. Por su parte, en los calamares que también corresponde a esta clase no existe tanta investigación al respecto.

Se reconoce el camuflaje en animales marinos y terrestres como un mecanismo de defensa ante depredadores y se reporta que debido a que los calamares son animales pelágicos, es decir, que se mantienen cerca de la superficie, ha sido difícil evaluar su capacidad de camuflarse, ya que no tienen un entorno tan diverso como en los hábitats de los pulpos y sepias.

En un estudio publicado recientemente, científicos encontraron que los calamares blancos (S. lessoniana sp.2) que fueron criados en cautiverio tenían la capacidad de cambiar la coloración de su piel según el sustrato de fondo. El hallazgo fue sorprendente debido a que tal observación no se había documentado en esta especie con anterioridad, es así como registraron mediante grabaciones este increíble hallazgo, que se puede visualizar en el artículo publicado en Scientific Reports (https://www.nature.com/articles/s41598-022-09209-6#MOESM3)

Recorte de grabación documentada por el artículo publicado en Scientific Reports y tomado de la red.

 

Los investigadores informan que durante mucho tiempo se pensó que el camuflaje de este tipo de cefalópodos se basaba en su transparencia, sin embargo, el reporte y video registrado nos demuestra que no es así y que probablemente la exposición a hábitats más heterogéneos, como arrecifes de colar, orillen a estos animales a evidenciar su característica de camuflaje.

En este caso, los calamares se criaron en cautiverio y se dispuso de un tanque en el cual se controlo la coloración del entorno; mientras que el fondo oscuro se creó con cubierta de alga, el fondo claro se obtuvo al limpiar el tanque obteniendo un fondo azul claro. Bajo estas circunstancias se visualizó su cambio de coloración en respuesta a su entorno visual que se daba mientras nadaba para alimentarse y que correspondía al fondo en el que estaba; fondo claro con coloración de la piel del calamar claro y viceversa en el fondo oscuro.

Asimismo, se describe que a pesar de que los calamares blancos eran capaces de distinguir el color del fondo al que ingresarían, estos no podrían cambiar de coloración tan rápido, algo que otros cefalópodos no presentan. En este sentido, se observaba como un efecto “degradado”, más pálido u oscuro, antes de entrar al fondo claro u oscuro, respectivamente, y cambiando por completo cuando su cuerpo se encontraba totalmente en el fondo final.

Se reconoce en general que los cefalópodos tienen la capacidad de camuflarse de manera rápida, ya sea por patrones de color, textura, forma del cuerpo y hasta patrones de movimientos, debido a un control neuronal muy fino y único que aún se debe estudiar en los calamares. Específicamente los cambios de coloración que son todo un espectáculo en la naturaleza se deben a los cromatóforos.

Los cromatóforos son células especiales con pigmentos que son capaces de reflejar la luz de una determinada longitud de onda y que se percibe como un color; dependiendo del tipo del pigmento se derivan nombres diferentes, en el caso de los cefalópodos se distingue leucóforos e iridóforos que en combinación son capaces de producir el efecto de camuflaje en estas especies.

Finalmente, se reporta en el estudio que esta adaptación observada por los calamares blancos derivado de los cromatóforos que posee es un hallazgo experimental bastante novedoso que podría posicionar a esta especie como un animal modelo para investigación en la ecología, evolución y neurobiología del camuflaje.

El estudio completo se encuentra en: Scientific Reports https://www.nature.com/articles/s41598-022-09209-6#citeas

Comparte ciencia, comparte conocimiento.