Detectan fantasmagórica mariposa de una sola ala que atraviesa el espacio interestelar

Nebulosa Infrarroja Chamaeleon en una imagen parecida a una mariposa con solo un ala. (Crédito: Observatorio Internacional Géminis / NOIRLab / NSF / AURA).

Es común que durante el nacimiento de una estrella se produzcan estructuras exquisitamente hermosas. A los astrónomos les encanta observar estos escenarios, no por su inusual belleza, sino por el conocimiento y placer de descubrir. Ahora, el telescopio Gemini Sur ha captado imágenes de una de las regiones de formación estelar más cercanas a la Tierra. Los gases se ven salir formando un conjunto de alas de mariposa, pero solo una está iluminada, dejando la otra apenas visible (por eso la denominación «mariposa de una sola ala»).

Se trata de la nebulosa infrarroja Chamaeleon, que toma su nombre de la constelación en la que se encuentra, situada a unos 520 años luz de distancia. En la imagen capturada por el Observatorio Internacional Gemini de la NSF NOIRLab, en Chile, se muestra tan delicada como el ala de una mariposa.

La nebulosa Infrarroja Chamaeleon, se encuentra cerca del centro de la gigantesca nube oscura Chamaeleon I, que es una de las regiones de formación de estrellas más cercanas en nuestra Vía Láctea. Por tanto, su apariencia delicada en realidad esconde procesos extremadamente intensos que se dan durante la formación de una estrella.

El nacimiento de una estrella se da en un escenario donde los densos grupos de nubes de gas molecular se colapsan, girando, bajo su propia gravedad. A medida que giran, el material es atraído hacia un disco de acreción que alimenta a la protoestrella en crecimiento, la masa de gas que se convertirá en la estrella. La protoestrella crece produciendo un potente viento estelar, y el material que cae en la protoestrella empieza a interactuar con sus campos magnéticos. Es este material el que fluye a lo largo de las líneas del campo magnético hacia los polos, para finalmente ser lanzado al espacio en forma de potentes chorros de plasma.

Como se muestra en la imagen: la estrella bebé que aparece en el centro de la imagen está expulsando corrientes de gas parcialmente ionizado. El objeto rojo brillante a la derecha del centro de la imagen marca el lugar en el que parte de la corriente de gas expulsada a gran velocidad colisiona con el gas circundante que se mueve más lentamente en la nebulosa. Este proceso genera un parche brillante que se conoce como un objeto Herbig-Haro (HH) y este en particular tiene la designación HH 909A. La nebulosidad de fondo, que aparece en azul, refleja la luz de una estrella cercana situada fuera del marco.

El magnífico detalle de esta imagen se debe a la edición austral de los espectrógrafos gemelos Gemini Multi-Object Spectrographs (GMOS), situados en la cima del Cerro Pachón, en Chile, en Gemini South, que forma parte del Observatorio Gemini internacional, un programa del NOIRLab de la NSF. «GMOS-Sur es el instrumento perfecto para realizar esta observación, por su campo de visión, que puede captar muy bien toda la nebulosa, y por su capacidad de captar la emisión del gas ionizado de la nebulosa», dijo el científico del instrumento NOIRLab, Germán Gimeno, en un comunicado.

Para descargar y ver la descripción de la imagen original, visite el sitio web de NOIRLab.

También puede interesarte: Hubble captura una ‘espada’ cósmica que atraviesa un enorme ‘corazón’ celestial

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.