Amputan piernas a un joven que ingirió comida preparada una noche anterior

“Mucho ojo con lo que se come”, ese es el dicho de muchos profesionistas del área de la salud, y en especial, los nutriólogos; y vaya que tienen razón, pues las consecuencias de comer algo en mal estado pueden ser fatales. 

Eso fue lo que vivió un joven de 19 años en Estados Unidos, quien tras comer un plato de comida que su amigo había guardado en el congelador una noche anterior., comenzó a experimentar síntomas que fueron empeorando cada vez más, y concluyeron con la amputación de sus piernas y de algunos dedos de sus manos. 

El caso médico fue el centro de atención de los medios de comunicación de aquel país, luego de que este fuera dado a conocer por la revista New England of Journal Medicine, una de las más prestigiosas de casos clínicos a nivel mundial.

¿Pero qué fue lo que ocasionó que el caso del joven haya terminado tan mal? De acuerdo con los médicos que atendieron el caso, el joven comenzó con vómitos, escalofríos, dolor de cabeza y visión borrosa, luego de que los familiares del joven refirieron lo que había comido una noche anterior. La situación empeoró e ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital General de Massachusetts en menos de 24 horas de la ingesta de los alimentos. 

Curiosamente, el amigo del paciente también comió lo mismo, pero en él solo se manifestaron síntomas de vómito que concluyeron unas horas más tarde. Sin embargo, en el joven de 19 años la situación fue más allá. De acuerdo con el diagnóstico clínico, los médicos se percataron de que la responsable fue una bacteremia ocasionada por Neisseria meningitidis

Esta bacteria se encontraba contaminando los alimentos que ingirió el joven, y ocasionó que el tejido de sus dedos desarrollaran necrosis, al igual que sus piernas hasta los pies, obligando a una amputación de parte de los 10 dedos y de ambas piernas por debajo de las rodillas. 

«Cuando las bacterias están presentes en la sangre, los vasos sanguíneos de todo el cuerpo se dilatan, lo que reduce la presión arterial y evita que el oxígeno ingrese a los órganos. Se forman pequeños coágulos en todas partes, ya que se alojan en pequeños vasos sanguíneos que bloquean el flujo sanguíneo. A medida que sus manos y pies se enfrían, se quedan sin oxígeno y fue lo que ocasionó la necrosis», informan los médicos en el caso clínico.

El joven recobró la conciencia unos 26 días después y su condición mejoró.

El caso médico fue publicado en New England of Journal Medicine.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.