¿Por qué tu popó es café? Estos cambios en su color podrían indicarte que algo no anda bien

Tres cuartos de popó que sale de tu cuerpo es agua y la mayoría del resto son alimentos que no pudieron ser digeridos. Los desechos, al salir del cuerpo, son normalmente color café, independientemente de lo que comas o bebas, es por un químico que secreta el cuerpo: la estercobilina, que es producto de la descomposición de la hemoglobina, una proteína que tiene hierro en los glóbulos rojos y que permite que el oxígeno se transporte por todo el cuerpo.

Sin estercobilina, sus heces se verían pálidas o incluso blancas. Esto es a causa de que muchas de las sustancias químicas que dan a los alimentos muchos colores diferentes se descomponen por completo en el proceso digestivo.

Los glóbulos rojos viven aproximadamente 120 días antes de ser reemplazados. A medida que van siendo reemplazados y que se va degradando una proteína que tienen, se va produciendo la bilirrubina que es una proteína amarilla. Cuando la bilirrubina llega al hígado a través del sistema circulatorio y es modificada y luego sale al intestino delgado en forma de bilis. Esta es una sustancia de color amarillo verdoso que apoya a su organismo para digerir y absorber más grasas y el resto de esa bilirrubina se convierte en estercobilina, que su cuerpo debe eliminar.

Entonces, esta sustancia se mezcla con las cosas que está digiriendo, haciendo que su excremento se ponga marrón cuando sale de su organismo. No obstante, el color no siempre es café. También depende de lo que se haya comido o bebido. Aunque parezca asqueroso, recomendamos ver el color de su popó antes de bajarle al inodoro, ya que si es blanca o negra, debería ir a ver a un doctor. Y si es roja (y no está comiendo betabel) también es una señal de alerta.

Dentro de las pruebas que se realizan para determinar si existe alguna alteración en tu tracto digestivo (o algún otro sistema), el análisis de las heces es una herramienta fundamental que orienta al personal médico para establecer un diagnóstico correcto.

Existen tres pruebas para analizar esta muestra biológica: examen coproparasitoscópico, coprocultivo y examen coprológico, siendo este último donde se analiza, entre otras cosas, la coloración de las heces. Como ya mencionamos anteriormente, el color marrón se debe a la oxidación del estercobilinógeno a estercobilina que, debido a la degradación de la hemoglobina, se forma la bilirrubina conjugada que pasa a través del conducto biliar al intestino delgado, donde las bacterias intestinales la convierten en urobilinógeno y estercobilinógeno. Sin embargo, una alteración a nivel hepático, pancreático o intestinal, puede provocar cambios en su coloración normal. El consumo de ciertos alimentos pueden también producir colores que van de oscuro a rojo.

Normalmente el aspecto de las heces presenta forma cilíndrica y consistencia sólida, y cuando existen alteraciones pueden variar desde líquidas, pastosas o duras… pero este ya es otro tema para otra ocasión.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.