Esta es la palabra desconocida que la RAE revela es ideal para espantar o llamar a los perros

Tener un compañero de vida, ya sea un tierno canino o un ágil gato, se ha convertido hoy en día en algo bastante común. Aunque es cierto que esta experiencia de compartir con un amigo peludo es realmente extraordinaria, también existen ciertas dificultades, siendo la más importante el proceso de enseñar e instruir un par de reglas que se deben seguir en casa.

Para esta especie de enseñanza existen diferentes tipos de métodos, guías y trucos que se adaptan para cada dueño y mascota, asimismo, en el lenguaje informal conocemos muchas palabras que utilizamos para llamar la atención tanto de perros como de gatos. Una muy popular en México es «chite», la cual se suele repetir en varias ocasiones y con gran énfasis para lograr que los perros obedezcan.

¿Qué palabra sueles utilizar tú para llamar o espantar a los perros? La Real Academia Española (RAE) incluye en el Diccionario una palabra bastante peculiar y es probable que sea totalmente desconocida para ti.

¿Qué palabra recoge la RAE para espantar o llamar la atención de los perros?

La Real Academia Española acepta como válida una palabra que se cree infalible para espantar o llamar la atención de cualquier perro sin importar la raza. Según la vivencia popular, este vocablo en específico es ideal para referirse a los caninos de manera apropiada, captar su atención y hacer que el perro se detenga y obedezca.

La palabra a la que se hace referencia es «tusa», en femenino, o «tuso», en masculino, y la RAE recoge este vocablo en la última edición del Diccionario de la Real Academia Española con las siguientes entradas:

  • Nombre masculino o femenino que se utiliza de manera coloquial para llamar a un perro (mamífero).
  • Interjección usada para llamar o espantar a la perra.
  • Interjección usada para llamar o espantar al perro.

¿De dónde proviene el vocablo «tusa» o «tuso»?

Se describe que aunque esta palabra hoy en día es poco conocida, su uso se remonta a la antigüedad, siendo empleada durante varias décadas como un vocablo “mágico” que supuestamente es eficaz para espantar o llamar la atención de los perros.

Tome en cuenta que la RAE la recoge por su extendido uso, pero salvo por el aprendizaje empírico, en realidad se desconoce con qué certeza tal hecho es cierto, así como la explicación clara de por qué los perros pueden obedecer con esta palabra.

Recuerde, es una creencia popular.

¿Qué hay acerca de los gatos?

La RAE recoge otra palabra que se utiliza para el mismo fin, pero para los gatos. Esta es «zape», cuya entrada en la última actualización del Diccionario de la Real Academia Española se define como:

  • Interjección coloquial que se utiliza para ahuyentar a los gatos, para manifestar extrañeza o miedo al enterarse de un daño ocurrido o para denotar el propósito de no exponerse a un riesgo que amenace.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.