Qué son y para qué sirven las bolsas de gel de sílice que vienen en diversos productos

Todos en innumerables ocasiones hemos observado y tenido en nuestras manos esos pequeños empaques blancos que tienen una leyenda en inglés y que se encuentran en diversos artículos de nueva adquisición, tales como zapatos, mochilas, juguetes, aparatos electrónicos, refractarios, medicamentos, alimentos y mucho más.

Aunque la advertencia indica «Tirar a la basura» y  «No comer», es probable que algunos cuantos curiosos se hayan aventurado a abrir una de estas bolsas y observado que dentro de ellas hay pequeñas bolitas blanquecinas. Quizás esto los haya intrigado aún más por saber para qué sirven y por qué se encuentran en gran variedad de productos de distintas industrias. Créanme, hay un buen motivo.

A este producto se le denomina «Gel de sílice» o «Sílica gel» y específicamente se trata de dióxido de silicio (SiO2) en estado amorfo y en forma porosa que es fabricado sintéticamente. Se distingue como cristales incoloros, transparentes o ligeramente opalinos que son inertes, no tóxicos e inodoros (que no desprende olor).

Gracias a su composición química y a sus características físicas, el gel de sílice tiene la porosidad adecuada para ser un excelente agente adsorbente. De esta manera, se indica que este compuesto químico es capaz de adsorber y almacenar en sus capilares el vapor de agua y en general los gases presentes en la atmósfera circundante, ya que cuenta con una particular estructura de «esponja» que, aunque en dimensiones macromoleculares, asume cada gránulo.

Pero el gel de sílice no es solo un agente adsorbente, sino el mejor de todos; según se describe, es el adsorbente con más capacidad de adsorción conocido actualmente. Adsorbe hasta un 40% de su peso debido a que tiene gran porosidad.

Por estas características la sílica gel se utiliza en diversas industrias como un potente desecante reduciendo la humedad de los sitios en los que se encuentra.

Pero… ¿Para que sirve eliminar la humedad en los productos?

Pues bien, la humedad es capaz de inducir el deterioro de los productos almacenados principalmente porque propicia las condiciones adecuadas para que se produzca la oxidación de algunos materiales hechos de metal.

Asimismo, puede inducir el desarrollo y crecimiento de moho, este es un tipo de hongo microscópico que se encuentra en el aire libre en forma de unas estructuras llamadas “esporas”, estas crecen y forman manchas de color negruzco a verde cuando se depositan en superficies donde hay humedad excesiva.

De esta manera, resulta necesario que numerosos productos que estén sujetos a sufrir oxidación o crecimiento de moho durante el almacenaje en lugares húmedos o durante la fase de embalaje y transporte contengan un desecante que actúe disminuyendo significativamente la humedad relativa del ambiente, siendo perfecto para esto los empaques de sílice gel que encuentras en diversos productos.

Entonces ya lo sabes, las bolsitas de sílice gel evitan el deterioro de los productos, y, aunque se reconoce que no es tóxico, es importante que nunca las dejes al alcance los niños, ya que algunas de las veces estas esferas transparentes podrían contener otros compuestos químicos que sí resulten tóxicos.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.