Elimina a las babosas y caracoles de tu jardín con este efectivo y sencillo truco casero

Las babosas y caracoles son muy reconocidos por los amantes de las plantas por ser una de las plagas más comunes que atacan sus jardines. En muchas de las ocasiones las personas no saben qué hacer ante su presencia, ya que un día se levanta para realizar los cuidados pertinentes a cada una de sus plantas y observan el deterioro en éstas que afectaran de manera importante su desarrollo y, además, para ese momento ya no hay señal del culpable, el cual probablemente este descansando satisfecho para regresar por la noche. Aquí te explicaremos el truco más sencillo, seguro y efectivo para erradicar esta plaga.

Estos organismos son moluscos terrestres que se caracterizan por mantener hábitos de alimentación herbívora y ser polífagos, lo que quiere decir que se nutren de material vegetal sin mucha selectividad por las plantas que consumen, por lo cual pueden atacar a distintas especies de tu jardín. Además, estos animales gasterópodos se caracterizan por tener un aparato bucal provisto de una clase de “dientes”, denominada rádula, con la cual causan las raspaduras y orificios en las plantas al consumirlas.

Asimismo, tanto las babosas como los caracoles son animales nocturnos, razón por la cual, durante el día su presencia no es evidente, mientras que, por las noches, es el momento en el cual estos organismos salen en busca de comida encontrando un delicioso banquete en nuestro jardín. De esta manera, para detectar su presencia, podremos observar en nuestras plantas el rastro de franjas brillantes que deja su baba tras su movimiento durante la noche, así como el evidente daño de raspaduras y orificios de diferente tamaño con una preferencia en los brotes nuevos y tiernos.

De esta manera, al distinguir el daño ocasionado en tu jardín, la única alternativa que tenemos es eliminar a esta plaga para permitir el óptimo desarrollo de tus plantas y aquí te enseñamos la mejor solución casera para combatir a los caracoles y babosas con una sencilla “trampa de cerveza”. ¡Así como lo leíste!, en esta ocasión nuestro componente estrella será la cerveza, la cual fungirá de manera muy efectiva como una medida de control. Además de esto, esta técnica es sumamente segura al ser apta para utilizar en hogares con mascotas y niños.

Lo único que necesitaras para realizar tu trampa de cerveza serán recipientes alargados y cerveza. El primer paso que debes seguir es realizar huecos en la tierra a unos 30 cm de las plantas que evidencian daño de estos gasterópodos; el número de hoyos dependerá de la dimensión de tu jardín y de la extensión del daño, asimismo, el tamaño de los hoyos debe ser del mismo largo que los recipientes, estos deben quedar a ras de la tierra.

Una vez efectuado esto, solo resta verter la cerveza en los recipientes sin llenarlos por completo, posteriormente debes poner estos últimos en los huecos que hiciste anteriormente y dejarlos toda la noche. Se recomienda colocar sobre la trampa de cerveza un utensilio a modo de protección, como una teja, que permitirá el libre transito de los caracoles y evitará, sobre todo en lugares de lluvia, que la cerveza se derrame. Al siguiente día encontrarás en los recipientes a los caracoles y babosas muertos, de preferencia, realiza por uno o dos días más esta técnica para asegurarte de la erradicación completa de estos animales.

¿Cómo es que la cerveza logra fungir como control biológico de estas plagas? Es sencillo, en realidad no genera ningún efecto tóxico sobre los organismos, lo que sucede es que la trampa se utiliza como cebo; el olor de los componentes de la cerveza es sumamente atractivo para estos moluscos terrestres, así que se dirigen a él, al hacerlo, estos ingresan al recipiente que hemos puesto en los huecos y se ahogan.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.