¿La terapia génica puede restaurar la infertilidad? Un estudio nos indica que sí

La infertilidad se define como una afección en el sistema reproductivo masculino o femenino que impide que se conciba un embarazo después de más de un año de mantener relaciones sexuales sin protección. La Organización Mundial de la Salud (OMS) nos indica que alrededor de 186 millones de personas tienen infertilidad en todo el mundo con aproximadamente 48 millones de parejas afectadas.

Específicamente las causas más comunes de infertilidad femenina se dan debido a una alteración en la ovulación o a un desarrollo anormal o de los ovocitos, que son las células germinales femeninas que al madurar se convertirán en óvulos. Para que los ovocitos se conviertan en un óvulo maduro apto para la fecundación tienen que pasar por un proceso denominado ovogénesis que depende en gran medida de la comunicación entre los ovocitos con unas células epiteliales foliculares que rodean a cada uno.

Cuando la señalización entre este tipo de células se ve perturbada, se produce infertilidad femenina. En este sentido, una molécula que juega un papel clave de esta interacción es KITL, que se expresa en las células epiteliales foliculares y cuyo receptor KIT se encuentra en los ovocitos; se ha determinado que las mutaciones en algunos de los genes que codifica para KITL o KIT están implicados en la infertilidad.

Ante esto, un grupo de investigadores encontraron una estrategia para restaurar la infertilidad congénita realizando estudios en ratones mutantes para el gen que codifica a KITL, los cuales tenían una expresión nula de dicho gen y, por tanto, un impedimento en la maduración de los ovocitos.

Esto lo lograron mediante terapia génica al inyectar en los ratones infértiles un gen KITL funcional que permitió su expresión a largo plazo con la recuperación de la ovogénesis y la obtención de óvulos funcionales con capacidad de fecundación.

Estos resultados fueron asombrosos puesto que se logró la restauración de la fertilidad en los ratones mutantes que pudieron, después de la terapia génica, reproducirse de manera natural y tener crías totalmente funcionales. El reporte se publicó en Cells Reports Medicine en el cual específicamente 8 de 19 hembras recuperaron la fertilidad y todas las crías eran morfológica y funcionalmente normales y saludables.

Esto nos indica que el método de terapia génica presenta seguridad para la descendencia y, aunque el porcentaje de recuperación de fertilidad fue de 42.1% en realidad es una estimación bastante significativa tomando en cuenta que no existe una alternativa eficaz para tratar este tipo de infertilidad.

De esta manera, a pesar de que los estudios por ahora se realizaron en ratones y aún se requiere seguir desarollando diversas investigaciones que repliquen y evalúen lo aquí encontrado, los autores del estudio indican que sus hallazgos sugieren que la terapía génica crea una nueva posibilidad para que en el futuro se pueda utilizar este método para tratar algunos casos de infertilidad femenina en humanos.

El reporte completo lo puedes consultar en: Cells Reports Medicine

Comparte ciencia, comparte conocimiento.