El ejercicio es capaz de reducir los síntomas de la depresión, según la ciencia

La depresión es uno de los trastornos neuropsiquiátrico más común, según la Organización Mundial de la Salud (OMS) alrededor de 300 millones de personas viven con la enfermedad y es considerada una de las causas de discapacidad más importante que, en sus formas más graves, conduce a la muerte.

De manera general, se distinguen en los pacientes afecciones negativas en cómo se siente, percibe, piensa y actúa una persona. La sintomatología incluye sentimientos persistentes de tristeza sin causa específica; pérdida de interés o placer en todas o casi todas las actividades que antes disfrutaban; fatiga o falta de energía sin un motivo; alteración del apetito y peso; irritabilidad; trastornos del sueño, entre otros.

A pesar de existir síntomas característicos, se reconoce que la depresión es una enfermedad heterogénea que presenta una gran variedad de manifestaciones clínicas entre los pacientes. Además, aún no se conocen completamente las causas de la patología, pero se ha determinado que es imposible explicarlo mediante un mecanismo fisiopatológico, sino con un conjunto de ellos, algunos de los cuales aún se desconocen o están en estudio.

Esta multimodalidad que presenta la enfermedad, a su vez dificulta el diagnóstico, así como el tratamiento; se reporta que una cantidad importante de pacientes no responden a los fármacos de primera línea que se utilizan. En este contexto existe evidencia que indica que el ejercicio, es ampliamente beneficioso para controlar y disminuir los síntomas depresivos, asimismo, se reporta que las personas con mayor actividad física tienen una menor probabilidad de desarrollar el trastorno.

La investigación actualmente trata de responder cuál es la cantidad de ejercicio necesaria para obtener una mejora significativa en los síntomas. El estudio realizado por Meyer y colaboradores publicado en la revista Psychology of Sport and Exercise determinó que los efectos de 30 minutos de ciclismo de intensidad moderada mejoraron el estado de ánimo y la anhedonia en el transcurso de la realización física y hasta por 75 minutos después, en cuanto a la cognición se mejora durante 25 a 50 minutos.

Esto sugiere que la realización de ejercicio moderado por un tiempo corto de media hora tiene la capacidad de controlar los síntomas principales del trastorno, aunque por un tiempo limitado. Por su parte, otros estudios han indicado que el entrenamiento físico crónico genera efectos antidepresivos a largo plazo.

De esta manera, es posible que los efectos del ejercicio físico crónico se generen tras una acumulación de la actividad física aguda. Es decir, realizar ejercicio moderado durante mínimo 30 minutos de manera constante cada día con beneficios diarios, podría contribuir a la mejora a largo plazo de los síntomas depresivos.

Aunque aún existen ciertas consideraciones a evaluar, el estudio suma importante evidencia a las investigaciones realizadas del ejercicio en la depresión que podrían posteriormente aplicarse a la práctica diaria en la psicoterapia. De cualquier forma, ante síntomas persistentes y notorios, es importante asistir siempre con especialistas del área de la salud.

Los reportes se encuentran en: «Magnitude, timing and duration of mood state and cognitive effects of acute moderate exercise in major depressive disorder» y «Exercise as a treatment for depression: A meta-analysis» 

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.