El trucazo de la miel para lograr que tus geranios estallen en flores durante el invierno

Los geranios son de las plantas más amadas por muchas personas, pues brinda una hermosa vista a nuestro jardín con sus colores intensos y forma elegante. Cuidarlos resulta todo un reto, pero en esta ocasión te daremos un tip, y solo deberás utilizar ingredientes que están dentro de tu hogar.

El geranio comprende 422 especies de plantas anuales, bienales y perennes, tienen una flor muy colorida y llamativa, así como un aroma inconfundiblemente agradable. De las plantas más vistas en los hogares, y de las favoritas debido a todos sus atributos.

A diferencia de otras plantas, el geranio no necesita de mucho riego, al menos 2 veces por semana deberás hacerlo.

El cuidado de los geranios puede ser fácil como complicado, dependiendo de la época del año en la que nos encontremos. Al ser plantas necesitadas de sol, el invierno resulta todo un reto para mantenerlas con vitalidad, sin embargo, ¡claro que puedes sacar adelante a tu geranio!

Principalmente, si es una temporada de frío, ten en cuenta que deberás protegerla, especialmente durante las noches gélidas, puedes apoyarte de mallas especiales para plantas en temporada de frío, así como poner papel periódico para mayor cobertura, y si tienes la posibilidad, mete tu geranio a tu hogar, o al menos sitúalo bajo el techo de tu patio, a la mañana siguiente (apenas empiece a salir el sol) sácalos para que no empiecen a marchitarse.

Si bien sí pueden resistir a la humedad del suelo, evita regarlos más de dos veces a la semana, y cuando haga frío que solo sea una vez, de esta manera asegurarás su vitalidad.

El abono perfecto

La miel será uno de nuestros aliados en esta ocasión, ¡descuida! Si lo aplicas correctamente no correrá riesgo de plaga de hormigas o atraer abejas. El abono de miel ayudará a que tus geranios estallen de flores, les dé la nutrición adecuada y actúe como repelente de plagas.

Para tal abono, tendrás que apoyarte de otros ingredientes más, esto con el fin de que no vaya a actuar como un refrigerio para plagas. Y lo que necesitarás tener a la mano será:

  • 4 papas
  • 6 plátanos
  • Agua
  • Miel
  • Olla
  • Colador
  • Recipiente para hielos
Crédito de imagen: Mi Casa Revista

Puede parecer que desperdiciarás comida, pero ¡tranquilo! Solamente ocuparás la cáscara de los alimentos (papa y plátano). No será necesario que en ese momento peles el plátano o la papa, puedes juntar la cáscara que vayas desechando durante días anteriores.

Una vez que tengas los ingredientes a la mano, empezarás a:

  1. Cortar las cáscaras en partes pequeñas
  2. Cuando tengas las cáscaras, las adentrarás a la olla, misma en la que pondrás un litro de agua y empezarás a hervirlo todo junto.
  3. 10 o 15 minutos después retirarás del fuego y con extremo cuidado apóyate del colador para retirar las cáscaras y quedarte únicamente con el agua.
  4. Cuando esté menos caliente el agua, tomarás la miel y agregarás solamente una cucharada, mezclarás a la perfección y dejarás que siga enfriando.
  5. Una vez que el agua ya esté a temperatura ambiente, en el recipiente para hielos, empezarás a vaciar el agua, cuadro por cuadro y lo meterás al congelador.
  6. Cada que vayas a regar tus plantas, tomarás un cubo por maceta, y lo agregarás a su tierra, permitiendo que se derritan solos.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.