El gusano que despertó después de 45 mil años en Siberia cambiaría el concepto de la evolución

FUENTE: El Independiente

¿Alguna vez te has preguntado qué secretos ocultan las gélidas capas de hielo de Siberia? En una sorprendente noticia, un equipo de científicos ha despertado a un gusano que estuvo congelado durante más de 45 mil años en estas heladas tierras. Este hallazgo asombroso ha revelado la increíble capacidad de ciertas criaturas para resistir los entornos más extremos. Vamos a sumergirnos en esta historia y descubrir los misterios de la evolución que se esconden en el permafrost siberiano.

Los misterios del gusano de Siberia

En Siberia, una vasta región conocida por su permafrost, que son áreas congeladas durante años, se encontró un nematodo previamente desconocido llamado Panagrolaimus Kolymaensis. Este pequeño gusano logró sobrevivir a través de un proceso llamado criptobiosis. La criptobiosis es una estrategia en la que el metabolismo se ralentiza tanto que parece detenerse por completo.

Aunque no es un concepto nuevo para la ciencia, es raro encontrar organismos que puedan sobrevivir durante milenios en este estado. Esto plantea interrogantes emocionantes sobre cómo las criaturas pueden adaptarse y resistir en ambientes hostiles como la falta de agua, temperaturas extremadamente frías, y más.

La adaptación de la criptobiosis

La criptobiosis es una fascinante estrategia de supervivencia que permite a ciertas criaturas sobrevivir en condiciones extremas. Cuando un organismo entra en este estado, su metabolismo se ralentiza tanto que casi se detiene por completo. Esta adaptación es un mecanismo asombroso para resistir la falta de agua, la salinidad extrema, la falta de oxígeno y temperaturas heladas. El gusano de Siberia, Panagrolaimus Kolymaensis, ha demostrado que esta técnica puede ser clave para la supervivencia en ambientes inhóspitos, como el permafrost.

Este descubrimiento abre nuevas puertas a la investigación científica. La criptobiosis sigue siendo un área de estudio en desarrollo, y aún no comprendemos completamente cómo funciona este proceso. Cada nuevo hallazgo en este campo nos muestra lo compleja y sorprendente que es la vida en la Tierra. Al estudiar criaturas como el gusano de Siberia, podemos obtener información valiosa sobre los mecanismos de supervivencia de los seres vivos y cómo evolucionan para adaptarse a sus entornos cambiantes.

Sin embargo, existe una preocupación importante relacionada con el permafrost. El cambio climático está afectando a estas regiones, y a medida que el equilibrio climático se altera, las áreas de permafrost se calientan más rápido. Esto plantea un problema significativo, ya que estas capas de hielo albergan una gran cantidad de carbono, que proviene de organismos que no pueden entrar en criptobiosis y que se han descompuesto con el tiempo.

FUENTE: PLOS GENETICS

Se estima que hay aproximadamente 1,500 gigatoneladas de carbono almacenadas en el permafrost, casi el doble de la cantidad en la atmósfera. A medida que se derriten estas capas de hielo, se libera carbono, lo que contribuye al efecto invernadero y el cambio climático.

Además, muchas personas viven en áreas cercanas al permafrost, y el rápido derretimiento de estas áreas es un riesgo. Se estima que el 80% de los edificios en lugares como Yakutsk y Ciudad Norilsk, en Rusia, están construidos sobre permafrost. Esto plantea serios problemas de seguridad para las comunidades que dependen de estas tierras. El permafrost no solo es un tesoro de misteriosos seres vivos que pueden ayudarnos a comprender mejor la evolución y la vida, sino también un recurso crítico para la sociedad y la humanidad en general.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

Luis Arana

Químico de profesión, ama la bioquímica y los procesos metabólicos. Fiel amante de la poesía.