La peligrosa razón por la que no debes tomar estos medicamentos con leche

Aunque parezca increíble, hay muchos medicamentos que no se deben tomar con leche, bajo ninguna razón, debido a que este lácteo o sus derivados pueden ocasionar que los medicamentos dejen de funcionar o no se obtengan los resultados buscados.

Cuando las personas están en tratamiento con medicamentos, uno de los factores principales que influye en la respuesta y la velocidad de la recuperación de los medicamentos es la alimentación.

La intervención de los alimentos ya sean bebidas o comida, pueden alterar los procesos normales de absorción, distribución, metabolismo y excreción de los medicamentos y sus residuos. Esto está ampliamente estudiado y reportado en la literatura científica, sin embargo, no todas las personas tienen alcance a esta información.

El día de hoy vamos a platicar particularmente de algunos medicamentos con los que no se recomienda tomar leche, porque se puede inhibir completamente su acción, lo cual podría complicar una enfermedad, nos referimos a los siguientes antibióticos.

De la familia de las tetraciclinas:  doxiciclina y la minociclina. De la familia de las quinolonas: el ciprofloxacino y norfloxacino.

Los antibióticos

Los antibióticos son medicamentos utilizados ampliamente para tratar infecciones por microorganismos como las bacterias y algunos parásitos (como es el caso del metronidazol). Estos medicamentos pueden tener dos funciones primordiales.

Función bacteriostática: no erradican directamente a la bacteria, pero inhiben su capacidad de hacer proteínas o su capacidad de sintetizar su material genético.

Función bactericida: provocan la erradicación directa de las bacterias, ya que atacan la pared (la estructura que recubre a las bacterias) y provocan lesiones directas a estos patógenos. Con esto ya no pueden seguir infectando al cuerpo.

Cómo la leche afecta estos antibióticos

En un estudio realizado recientemente, investigadores de la Universitat Oberta de Cataluny, describieron que las tetraciclinas tienen interacciones con el calcio de la leche. Esta combinación forma compuestos llamados “quelatos” que resultan ser insolubles. Esto quiere decir, que van a disminuir la cantidad disponible del antibiótico y este ya no podrá hacer el efecto antimicrobiano. Además, como se capta el calcio de la leche, es valioso nutriente ya no estará disponible para el paciente.

Una situación similar ocurre con las quinolonas como el ciprofloxacino, la leche y sus derivados proporcionan calcio al medio y generan interacciones con la estructura de los medicamentos, se forman quelatos y se altera la absorción del antimicrobiano.

Recomendaciones generales

Se recomienda consultar a su médico tratante sobre la dieta que debe de llevar al momento de tener tratamiento con antibióticos.

Los investigadores recomiendan no ingerir los antibióticos con leche, sus derivados o algún alimento rico en calcio, hierro o magnesio.

Se recomienda terminar por completo el tratamiento prescrito por el médico a fin de reducir la resistencia a antibióticos. Este es un ejemplo importante sobre cómo nuestros alimentos se pueden tomar o no con medicamentos.

Ahora que conoces esta información, esperamos que sea de mucha ayuda para ti, que tengas un excelente inicio de semana.

Este estudio se realizó en la Universitat Oberta de Cataluny, disponible aquí.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.