¿Qué significan los diferentes colores de la flama de la estufa? Esto es lo que debes saber

A diario se preparan toneladas de comida para poder abastecer la alimentación de las personas alrededor del mundo. Está práctica permite cubrir una de nuestras necesidades fisiológicas básicas y dependiendo del país, los platillos y las costumbres pueden variar. Pero no solo los ingredientes cambian también los utensilios que se implementan para elaborar los alimentos, son distintos.

En México, existen diversas formas de cocinar los alimentos, ya sea en estufas de gas, eléctricas, de madera, parrillas, asadores, entre otras.  Sin embargo, la más utilizada es la de gas LP.

Gas LP significa licuado de petróleo y este combustible ha conquistado parte del territorio mexicano, dónde se distribuye en cilindros que son conectados a una manguera y tubería para accionar las estufas. A pesar de considerarse una práctica segura, existen diferencias en el color de flama que, puede aportar información importante para los usuarios y te diremos qué colores debes de identificar en la llama de tu estufa.

¿Qué significa el color de la flama de la estufa?

  1. De acuerdo con la Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe), la flama de la estufa debe ser de color azul, lo que indica una buena combustión. De igual forma, la CAMe invita a la población a revisar que no existan fugas de gas.
  2. Azul transparente. Significa que hay un exceso de aire en el proceso de combustión por pérdida de gas.
  3. Indica deficiencia de oxígeno por hollín en las rejillas o calentadores.
  4. Indica la presencia de óxido o partículas tóxicas alojadas en las tuberías de gas, lo cual podría ser muy peligroso, recomendando llamar a un profesional para dar mantenimiento o remplazar la tubería de gas.
  5. Significa que la estufa está quemando partículas extrañas como zinc, cobre o bronce, provocando que la combustión no se realice de manera correcta.

«Ya se va a acabar el gas», es una frase que muchos hemos escuchado de las personas que invierten mucho tiempo en la elaboración de platillos, haciendo que nos cuestionemos, ¿cómo es que saben esta información? La respuesta radica en el color de la flama.

Muchas personas pueden considerar que los tonos amarillos o rojizos se trata de una buena flama, sin embargo, no existe un aumento en la temperatura emitida por la llama, sino, todo lo contrario. Cuando la flama de la estufa se torna en estos tonos y se muestra inestable, es porque hay una gran cantidad de aire y poca cantidad de gas.

Otro aspecto que es importante cuida y evitar a toda costa, es la presencia de monóxido de carbono. El monóxido de carbono también denominado óxido de carbono (II), gas carbonoso y anhídrido carbonoso, cuya fórmula química es CO, es un gas incoloro y altamente tóxico que puede causar la muerte si se respira en niveles elevados.

De acuerdo con el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), las estufas pueden generar monóxido de carbono y se puede producir si no se asegura la llegada de oxígeno suficiente al quemador.

Por este motivo es muy importante verificar que la salida del gas sea la adecuada, no se encuentre dañada o bloqueada. Si tienes duda sobre si la instalación del gas o estado de tus quemadores es el adecuado, consulta con un profesional.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.