Estos son los consejos clave para hacer uso correcto del punto y coma (;), según la RAE

Estos son los consejos clave para hacer uso correcto del punto y coma (;), según la RAE.

De todos los signos de puntuación, el punto y coma es uno de los que presenta un mayor grado de subjetividad en su empleo. En muchos casos, es posible optar, en su lugar, por otro signo de puntuación, como el punto y seguido, los dos puntos o la coma; pero esto no significa que el punto y coma sea un signo prescindible. Estas características a menudo generan muchas dudas de cómo y cuándo usar el punto y coma (;), aunque eso puede cambiar para ti, ¡sigue leyendo para saber más!

¿Qué es el punto y coma (;)?

Según indica el Diccionario panhispánico de dudas, el punto y coma es un signo de puntuación que indica una pausa mayor que la marcada por la coma y menor que la señalada por el punto. Se escribe pegado a la palabra o el signo que lo precede, y separado por un espacio de la palabra o el signo que lo sigue. Además, se debe tener en claro que este signo no cumple la misma función de un punto, por lo que la primera palabra que sigue al punto y coma debe escribirse siempre con minúscula.

Usos del punto y coma

El diccionario académico menciona 4 usos de este signo, los mismos que aparecen continuación:

  1. Para separar los elementos de una enumeración cuando se trata de expresiones complejas que incluyen comas. Vea los siguientes ejemplos:
  • Cada grupo irá por un lado diferente: el primero, por la izquierda; el segundo, por la derecha; el tercero, de frente.
  • Se dieron cita el presidente ejecutivo, Francisco Ruiz; el consejero delegado, Pedro García; el vocal, Antonio Sánchez; y el secretario general, Juan González.
  1. Para separar oraciones sintácticamente independientes entre las que existe una estrecha relación semántica. Vea los siguientes ejemplos:
  • Era necesario que el hospital permaneciese abierto toda la noche; hubo que establecer turnos.
  • Todo el mundo a casa; ya no hay nada más que hacer.
  1. Se escribe punto y coma delante de conectores de sentido adversativo, concesivo o consecutivo, como pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones que encabezan tienen cierta longitud. Vea el siguiente ejemplo:
  • Los jugadores se entrenaron intensamente durante todo el mes; sin embargo, los resultados no fueron los que el entrenador esperaba.
  1. Se pone punto y coma detrás de cada uno de los elementos de una lista o relación cuando se escriben en líneas independientes y se inician con minúscula, salvo detrás del último, que se cierra con punto. Vea el siguiente ejemplo:
  • verbos terminados en -ar (primera conjugación);
  • verbos terminados en -er (segunda conjugación);
  • verbos terminados en -ir (tercera conjugación).

Si todavía no te queda claro el uso del punto y coma, la Real Academia Española (RAE) proporciona los siguientes ejemplos que responden a algunos de los usos de este signo, que se encuentran recogidos en la Ortografía de la lengua española:

  1. Puede irse; no hay nada que hacer.
  2. Vendrán Isa; Pedro, mi primo; Ana, mi madre, y Luis.
  3. Por un lado, quiero hacerlo; por el otro, me da miedo.
  4. Eran peor equipo; sin embargo, ganaron.
  5. Juan fue por allí; María, por ahí, y Mario, de frente.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.