Cómo eliminar el óxido de las bisagras de la puerta: trucos fáciles para hacerlo

Elimina el óxido de las bisagras.

Es común notar la aparición de óxido en las bisagras de la puerta, el problema con esto es que al estar oxidadas rechinan y hacen ruidos molestos, además de que entorpece la funcionalidad de la puerta. Por suerte existen algunos métodos sencillos con los que podrás limpiar el óxido de las bisagras de la puerta para que no tengas que cambiarlas, así que toma nota porque enseguida te lo digo.

Elimina el óxido

En el primer truco se utilizará limón y sal, aunque parezcan dos ingredientes inofensivos gracias a sus capacidades abrasivas podrás eliminar el óxido por completo. Para llevar a cabo este método será necesario partir en dos un limón, después exprímelo sutilmente y llena su superficie de sal (la pulpa de la mitad del limón). Una vez que hayas preparado el limón y esté listo, entonces pásalo por toda bisagra de la puerta, verás que poco a poco el óxido se irá removiendo, utiliza la otra mitad de limón si es necesario, deja reposar durante cinco minutos y cuando haya pasado el periodo de espera entonces talla con algún cepillo de dientes que ya no utilices, enjuaga hasta remover todo el exceso y seca muy bien. Verás que la bisagra quedará como nueva.

Si quiere probar otro método, entonces la acetona puede ser funcional, este producto es otra de las mejores sustancias para eliminar el óxido de este tipo de superficies. Para limpiar las bisagras o solamente tendrás que mojar un paño con esta sustancia y mojar la cerradura hasta dejarlo empapado. Deja reposar por 10 minutos y cepilla como se indicó en el truco anterior, por último elimina los excesos con agua y seca muy bien.

Evita que la puerta rechine

Además de eliminar el óxido tal vez quieras conocer un truco para evitar que las bisagras rechinen cada vez que cierras la puerta. En artículos anteriores se han recalcado los usos del aceite de oliva para diferentes tareas fuera de la cocina. En esta ocasión la sustancia funcionará para acabar con el ruido de las puertas de una vez por todas. Además de ser fácil de encontrar, es excelente arreglando el rechinido de las puertas. Para utilizarlo vierte unas gotas de aceite sobre las bisagras, así se lubricará y no sonará más. Otro tipo de lubricantes que también puedes utilizar con este propósito son los siguientes.

  • Grasa de litio blanca
  • Pasta o spray de silicona
  • Polvo de grafito seco
  • Barra de jabón
  • Jalea de petróleo
  • Grasa de fontaneros
Otras recomendaciones

Ahora que sabes cómo puedes dejar las bisagras de la puerta en buenas condiciones, también es importante conocer cómo puedes cuidar correctamente la puerta. Para esto, el sitio web de Lock Smiths Pros da las siguientes recomendaciones.

  • Mantenga sus puertas y cerraduras limpias: No es necesario que restriegue el metal de sus cerraduras, pero es imprescindible mantenerlas secas en las estaciones húmedas y controlar los daños relacionados con la condensación. ¡Es imperativo que use un limpiador que no sea abrasivo, que corroa el metal o que contenga vaselina, ya que estos productos químicos causarán estragos en sus mechones!
  • Aceita regularmente los mecanismos de tu puerta: Las manijas, las barras protectoras (barras de metal colocadas en el medio de una puerta, que permiten abrirla apoyando su peso contra ella), las cerraduras, las placas y los tornillos deben engrasarse para que funcionen al máximo nivel. Se recomienda hacer esto una vez cada tres meses.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.