Pruebas de laboratorio ¿Por qué te toman varios tubos de sangre?

Cuando estamos sanos olvidamos cualquier cosa relacionada con hospitales, clínicas o pruebas de laboratorio. Porque posiblemente así nos sentimos más tranquilos, sin que nada nos preocupe o estrese. Sin embargo, los estudios de laboratorio son muy importantes para diagnosticar enfermedades o para verificar que estamos sanos.

Algunos de estos estudios solicitados por nuestros médicos, pueden ser de pruebas individuales o bien, venir dentro de un combo de pruebas o chek ups integrales. Realizarnos pruebas de laboratorio periódicamente nos puede ayudar a detectar posibles enfermedades en etapas tempranas o para verificar y darnos la tranquilidad que estamos bien de salud.

Independientemente de la razón por la cual necesitemos realizarnos pruebas de laboratorio, algunas personas tienen la curiosidad de saber por qué les toman varios tubos, si ya es mucha sangre o porqué piden varias muestras. Para responder estas dudas explicaremos el funcionamiento de las pruebas de laboratorio, las muestras necesarias y su importancia.

Pruebas sanguíneas

Las pruebas en sangre comprenden un catálogo muy amplio, que pueden ser desde determinar cuál es tu grupo sanguíneo (un estudio muy común) hasta determinar, por ejemplo, si tienen anticuerpos antinucleares (es una prueba muy especial para determinar autoinmunidad y otras enfermedades inmunológicas).

Hablaremos sobre pruebas rutinarias y las razones por las cuales te toman varios tubos.

Si notas que te toma sangre en un tubo de color morado o lila, este tubo contiene en su interior una sustancia química llamada EDTA, la cual realiza la función de evitar que la sangre se coagule. Gracias a esto, los químicos de laboratorio pueden analizar tu sangre para realizar pruebas como la biometría hemática (citometería hemática), que consiste en contar tus células sanguíneas, revisar sus concentraciones y también si hay alguna alteración en su forma o concentración. Gracias a esta prueba, se puede averiguar si tienes algún tipo de anemia o si está cursando por algún cuadro de infección. Con este mismo tubo se puede conocer cuál es tu grupo sanguíneo y revisar el comportamiento de tus niveles glucosa (prueba de hemoglobina glucosilada).

Si te toma un tubo rojo o dorado, es posible que te realicen estudios como la química sanguínea, en el cual evalúan un cantidad muy alta de analitos como: glucosa, colesterol, triglicéridos, lípidos, proteínas, urea, creatinina, ácido úrico y demás elementos. Con estos tubos lo que sea es ayudar que la sangre se coagule y separar el suero obtenido de la sangre del coágulo formado. Estos tubos también se emplean ampliamente para realizar pruebas de anticuerpos o antígenos en sangre. Por ejemplo desde una prueba de embarazo en sangre, hasta a búsqueda de anticuerpos de memoria para alguna enfermedad, como anticuerpos contra COVID-19, por dar un ejemplo.

Si te toma un tubo azul este es utilizado para realizar pruebas de coagulación, generalmente se solicitan cuando alguien va a ingresar a algún procedimiento quirúrgico. El tubo azul contiene en su interior una sustancia llamada citrato de sodio, que realiza una función similar al EDTA, que es evitar la coagulación de la sangre (pero de manera reversible).

Estos solo los principales colores de tubo que más se utilizan en los laboratorios, algunas veces es necesario tener muestras de respaldo para repetir las pruebas y se hace en caso de que alguna prueba salga anormal, para no repetir la punción, es preferible tomar tubos de respaldo. Puedes estar tranquilo, tu sangre no se acabará y los químicos únicamente tomarán las muestras estrictamente necesarias.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.