4 cosas que por ningún motivo debes guardar en el horno de la estufa

En algunos sitios, como en México, es bastante común que el horno de la estufa se utilice como un mueble para almacenar un sinfín de objetos, desde sartenes y otros instrumentos de cocina, hasta bolsas y otro tipo de artefactos que nunca te imaginarías.

Aunque es cierto que esta parte del electrodoméstico no está destinado para cumplir este objetivo, sino para hornear alimentos, la realidad es que debido a que nuestra cultura gastronómica no implica el uso constante de esta parte del aparato, se prefiere aprovechar este espacio para el almacenamiento.

En general, mientras nunca se prenda el horno teniendo utensilios y/o artefactos dentro, esta práctica, aunque para algunos podría pasar por inadecuada, no resulta realmente peligrosa.

No obstante, la mayor problemática que se tiene con esta costumbre es que gran parte de las personas almacenan cosas que sencillamente deberían de desecharse de ahí, ya sea porque su tiempo de vida útil se acabó o porque ya no son necesarias en el hogar.

Por ello, te compartimos una lista de cuatro cosas que seguro almacenas en el horno de la estufa, pero que deberías desechar de ahí lo antes posible.

Cosas que por ningún motivo debes guardar en el horno de la estufa

Instrumentos de cocina que no ocupas y se encuentran oxidados

Es muy común que dentro del horno de la estufa se almacenen instrumentos de cocina que no se ocupan con frecuencia, pero debido al material del que están hechos, se encuentran oxidados y con desperfectos que propician que se pierda su funcionalidad por completo.

Aunque podríamos pensar que eventualmente se podrían ocupar, la realidad es que ese momento nunca llega, y con el tiempo el óxido termina por causar corrosión en el material y dañarlo permanentemente.

Táperes sin tapa o dañados

Con frecuencia, las personas suelen almacenar táperes sin tapa o dañados dentro del horno de la estufa, una vez más, con la intención de que, aunque no se encuentren completos o tengan algún desperfecto, pueden ser funcionales en el futuro.

No obstante, al querer almacenar nuestros alimentos, siempre se prefieren táperes que se encuentren con tapa y sin ningún tipo de daño, pues con ello se asegura que no haya fugas al transportarlos o que no absorban con tanta facilidad olores dentro del refrigerador. De este modo, lo mejor es prescindir de ellos.

Sartenes sin teflón o rotos

Una vez más, almacenar en el horno de la estufa sartenes sin teflón o rotos, viene de la idea de que en el futuro podrían ocuparse para alguna cosa, aunque con frecuencia se cambian por un instrumento que funcione adecuadamente y no pegue la comida a la superficie.

Así, aunque podríamos creer que estos instrumentos se podrían ocupar en el futuro, la realidad es que con el tiempo solo promueven la acumulación, por lo cual, es recomendable desecharlos.

Refractarios rotos, quebrados o incompletos

Al igual que sucede con los instrumentos y artefactos mencionados anteriormente, los refractarios rotos o incompletos, cuyo desperfecto les impide cumplir con su propósito de almacenaje o, incluso, podrían ser peligrosos de ocuparse, deben de eliminarse del horno de la estufa y, en general, del hogar.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.