El truco definitivo para conservar los champiñones frescos por más tiempo

Los champiñones son una especie de hongo ampliamente utilizados en la gastronomía de muchos países, siendo uno de los complementos favoritos para muchas personas. Pese a su popularidad y preferencia, una de las grandes problemáticas a las cuales los consumidores se enfrentan es a la vida útil tan corta que tiene este alimento, que suele ser de a penas un par de días, incluso dentro de la nevera.

Todos reconocemos perfectamente que a penas pasados unos días de su compra, los champiñones comienzan a cambiar de color, oscureciéndose; de textura, ablandándose y agrietándose; e incluso de sabor. Esto induce que se pierdan las características que le dan valor a este alimento, ante lo cual muchas personas prefieran desecharlos.

Además, acontecidos un par de días más, el oscurecimiento, cambio de textura y sabor pueden acompañarse de la formación de moho sobre la superficie, lo que propicia que el alimento se pudra y lo convierte en noo apto ni seguro para el consumo humano.

A pesar de que esto son circunstancias normales del deterioro de los champiñones, es posible hacer que estos procesos ocurran a menor velocidad mediante el almacenamiento adecuado, lo que te permitirá mantener frescos tus hongos por mucho más tiempo. Te contamos cómo lo puedes hacer, a continuación, ¡sigue leyendo!

¿Por qué los champiñones se deterioran tan rápidamente?

El oscurecimiento de los champiñones es el primer indicio de deterioro, este desperfecto se da debido a que los daños mecánico, como pequeños cortes sobre la superficie, exponen a una serie de enzimas al oxígeno del medio, este último actúa como el sustrato necesario para la ‘activación’ de las enzimas, las cuales realizan una reacción de oxidación propiciando la formación de compuestos de coloración marrón.

Esto se conoce como pardeamiento enzimático y da como resultado el oscurecimiento de este alimento, lo que también puede inducir un cambio en su sabor.

Por otra parte, los champiñones constituyen una superficie óptima en la cual ciertos hongos microscópicos (comúnmente llamado moho), que se encuentran en el aire en forma de unas estructuras denominadas “esporas”, pueden crecer y desarrollarse, pues este alimento se caracteriza por absorber humedad con gran facilidad, como una esponja, condición perfecta para la invasión de este microorganismo.

De este modo, para que los champiñones se conserven frescos por más tiempo, durante el almacenamiento deben de cuidarse dos principales aspectos, el oxígeno del medio y la humedad excesiva. Veamos cuál es la forma de realizar esto.

¿Cómo almacenar los champiñones para que se mantengan frescos por más tiempo?

Para el almacenamiento adecuado de sus champiñones, siga estos pasos:

  • Verifica su estado. Una vez que adquiriste tus champiñones, es indispensable que verifiques que ninguno esté en mal estado o tenga formación de moho, de ser así, debes retirarlo del resto, ya que de no hacerlo esto hará que todos los demás se contaminen.
  • Manténgalos enteros. Los champiñones enteros resisten el deterioro por más tiempo que cuando estos están cortados, así que, durante su almacenamiento, evita realizar esto.
  • No laves ni desinfectes de inmediato, esto debes hacerlo justo antes de consumirlos. Aunque es muy común que antes de almacenar ciertos alimentos, como los champiñones, se laven y desinfecten, la realidad es que esta práctica solo propicia proveerlas de un exceso de humedad, lo que las convierte en el sitio perfecto para el crecimiento de moho.
  • Retira la tierra con un trapo seco. Antes de almacenar los champiñones, retira la tierra que tienen con un trapo o paño seco, pero sin lavarlos o exponerlos a agua de alguna manera.
  • Almacena en bolsas de papel con servitoallas (o papel absorbente). Toma una bolsa de papel, como las que dan para el pan, y en el fondo coloca una o dos servitoallas (o papel absorbente), como si estuvieras envolviendo la bolsa por dentro.
  • Coloca con cuidado. Una vez que hayas realizado lo anterior, coloca los champiñones con cuidado dentro de la bolsa de papel, verifica que estos no se aplasten unos con otros, así como que las servitoallas los cubran perfectamente. Cuando esté todo listo, coloca una servitoalla más encima de los champiñones.
  • Almacene en los cajones para frutas y verduras. Estos espacios están diseñados para almacenar de manera óptima este alimento, ya que mantienen una cantidad de humedad adecuada. De este modo, lo último que debe hacer es guardarlos en los cajones del refrigerador con la bolsa de papel abierta.

Siguiendo este método, es posible conservar tus champiñones frescos hasta por 10 días.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.