Cómo separar dos vasos de vidrio que quedaron pegados: 2 trucos infalibles para hacerlo sin dañarlos

¿Has apilado vasos de vidrio y después no has logrado separarlos? Esto es una problemática común ante la cual la mayoría de las personas recurren a la fuerza, sin embargo, esto podría romperlos y, lo que es peor, lastimarte. Aquí te enseñaremos trucos infalibles para separar vasos atascados de forma segura.

Diferencia de temperatura

Normalmente los vasos se atascan cuando se apilan para secarse después de lavarlos, lo cual es razón suficiente para que parezca que es imposible separarlos, sin embargo, podemos utilizar el comportamiento de este material frente a diferentes temperaturas para lograr deshacernos de esta problemática, para hacerlo solo debes seguir los siguientes pasos:

  • Si sabes que el material de tus vasos soporta temperaturas altas, este truco es perfecto para separar los vasos apilados.
  • Lo primero que debes hacer es llenar el vaso de arriba con agua fría (no hielo).
  • Una vez hecho esto, en un tazón de poca profundidad debes verter agua caliente (no hirviendo) y colocar el vaso de abajo sin que toque la parte inferior del vaso de arriba.
  • Deja los vasos por un par de minutos.
  • Posteriormente retíralos del tazón y elimina el agua del vaso de arriba.
  • Luego sostenlos con firmeza, con una mano en cada vaso, e intenta separarlos girándolos hacía direcciones opuestas.
  • Sé cuidadoso, si la parte exterior de los vasos o tus manos tiene agua, retírala con un trapo seco para evitar que los vasos se resbalen a la hora de separarlos.
  • Concéntrate en girar y no en tirar, ya que esto último podría propiciar su ruptura.
  • Este método funciona debido a que el vidrio suele tener un coeficiente de expansión térmica que le permite expandirse al calentarlo y contraerse cuando se enfría, de este modo, la diferencia de temperatura tendría que permitirte separar los vasos.
Lubrica los vasos

Si prefieres evitar el uso de diferencias de temperatura para separar los vasos atascados, puedes intentar hacerlo lubricando la superficie con aceite de oliva o jabón líquido, ambos serán bastante efectivos para resolver esta situación, te recomendamos seguir las siguientes especificaciones:

  • Vierte el aceite o jabón líquido en la ‘ranura’ que se forma entre los vasos apilados.
  • Inclina los vasos para que el líquido lubricante se esparza por toda la superficie de la ‘ranura’.
  • Intenta utilizar algún trozo de plástico delgado que pueda entrar entre los vasos y esparcir el lubricante entre ellos.
  • Cuando sientas que ya están lo suficientemente lubricados, sostenlos con firmeza, con una mano en cada vaso, e intenta separarlos girándolos hacía direcciones opuestas.
  • Sé cuidadoso, si la parte exterior de los vasos o tus manos tiene lubricante, retíralo con un trapo seco y lava tus manos para evitar que estos se resbalen a la hora de separarlos.
  • Concéntrate en girar y no en tirar, ya que esto último podría propiciar su ruptura.
  • Esto debería permitirte separar los vasos sin mayor complicación.

Así que ya lo sabes, si algunos de tus vasos han quedado estancados, no utilices la fuerza, mejor aplica alguno de estos trucos concentrándote en girar y no en tirar con fuerza.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.