Cómo eliminar el óxido de la regadera: trucos infalibles para que quede como nueva

Elimina el óxido de la ducha.

El óxido en la ducha puede llegar a ser un gran problema, sobre todo cuando no sabes cómo limpiarlo y se encuentra en el cabezal de la ducha. Por suerte existen algunos trucos que te permitirán hacerle una limpieza profunda y eliminar cualquier resto de oxido por completo.

Limón y sal

La sal y el limón serán perfectos como para limpiar el óxido, además de dejar todo reluciente. Para esto simplemente tendrás que mezclar el jugo de limón con un poco de sal hasta crear una pasta un tanto espesa y no líquida, después tendrás que aplicar en el área con óxido para dejar reposar por algunas horas, de preferencia toda la noche. Una vez pasado este tiempo, frota con algún cepillo con cerdas suaves o bien un paño de microfibra, por último, enjuaga y la superficie quedará totalmente reluciente.

Bicarbonato de sodio y vinagre

El bicarbonato de sodio y el vinagre son dos sustancias que removerán por completo todo resto de óxido de la bañera. Para eliminar todo ese tipo de manchas que se forman con el pasar del tiempo, solamente deben mezclar bicarbonato con vinagre para crear una pasta. Al igual que con el método anterior, deja reposar durante toda la noche después de aplicarla, Por la mañana frota con algún cepillo y enjuaga muy bien. Si por alguna razón las manchas no desaparecen por completo, entonces repite el proceso.

Limpiar el cabezal de la ducha sin quitarlo

Si por alguna razón no puedes retirar el cabezal de la ducha, entonces no lo hagas, hay otra manera de limpiar. Para hacerlo sin retirar el cabezal lo único que debes hacer es sujetar una bolsa de plástico con vinagre blanco al cabezal con una liga y dejar que la pieza se remoje adentro de la bolsa por al menos una hora.

Una vez que hayas hecho lo anterior, enjuaga con abundante agua y cepilla para eliminar los restos, después con un palillo de madera, perfora los orificios por donde sale el agua, de tal manera que queden totalmente destapados. Vuelve a enjuagar muy bien y seca. Verás cómo el cabezal estará como nuevo y libre de óxido o cualquier tipo de mineral.

Consejos extras

Ahora qué sabes cómo limpiar el óxido del cabezal de la ducha, entonces es adecuado que tomes en cuenta los siguientes consejos extras recomendados por Better Homes and Gardens:

  • No use lejía para limpiar un cabezal de ducha. En el estudio de cabezales de ducha CIRES, los investigadores encontraron que el cloro en realidad aumentó la producción de bacterias dañinas en uno de los cabezales de ducha estudiados. Además, la lejía puede ser cáustica y arruinar la ropa, así que es mejor evitarla.
  • No utilice un cepillo de cerdas duras. Si el cabezal de la ducha tiene un acabado cromado o de metal protegido, podría ser susceptible de rayarse y rayarse.
  • Trabaje en un espacio bien ventilado. Si está usando un limpiador con vapores fuertes, asegúrese de que el espacio tenga la ventilación adecuada. Esto puede incluir vinagre y productos de limpieza comerciales. Todos reaccionan de manera diferente a los vapores, pero es mejor abrir una ventana o encender un ventilador cada vez que esté limpiando la ducha.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.