Ya está en marcha la construcción de «The Line», la ciudad vertical del futuro del desierto de Arabia Saudita

La megaconstrucción de «The Line», la ciudad rascacielos del futuro, ya está en marcha, imágenes de drones compartidas recientemente revelan que este ambicioso proyecto comienza a tomar forma con las obras iniciales que serán el cimiento.

En el 2021 se anunció que The Line formaría parte del proyecto NEOM, cuya visión es crear megaciudades en medio del desierto de Arabia Saudita para trabajar y vivir con todas las comodidades y la tecnología necesaria, presumiblemente de manera sostenible, cuidando el medio ambiente.

Y ahora, en los últimos meses del 2022, esto ya es todo un hecho, pues se ha puesto en marcha la construcción de esta ciudad rascacielos del futuro que tardará varios años en construirse, ya que se trata de una verdadera megaedificación, tanto en longitud como en altura.

Las imágenes que se muestran a continuación fueron compartidas por Ot Sky y en ellas se observan numerosas excavadoras modelando el terreno para la edificación de los dos rascacielos que tendrán la capacidad de residir a 9 millones de personas en lo que se denomina una «ciudad vertical».

Se planea que The Line se construya en una superficie de 34 kilómetros cuadrados, básicamente atravesará de costa a costa el desierto de Arabia Saudita, ya que estará constituida de dos impresionantes rascacielos paralelos entre sí con una altura de 500 metros de alto y una longitud de 170 kilómetros.

Debido a que la megaconstrucción será tan extensa, básicamente de costa a costa de Arabia Saudita, esta se contempla construir sobre tres tipos de regiones: desierto costero, montaña y valle. Según los informes, ya se ha preparado un armazón de 120 kilómetros para cimientos planos y horizontales que servirán para levantar los muros de la ciudad.

«The Line» se construirá de costa a costa de Arabia Saudita.

También se informa que para evitar futuras complicaciones la construcción se tendrá que encorvar 20 centímetros por cada kilómetro.

The Line promete ser una revolución civilizatoria que proporcionará un entorno urbano y una experiencia de vida sin precedentes preservando la naturaleza circundante. De esta manera, se presume que, a diferencia de las ciudades tradicionales, esta será construida como un entorno 100% libre de carreteras, automóviles y emisiones, solo contará con un tren de alta velocidad que permitirá recorrer toda la ciudad en tan solo 20 minutos.

Además, funcionará en su totalidad con energía renovable, incluyendo las industrias que en ella se integren, con esto se plantea reducir su huella a una ciudad de “cero carbono” y se presume que tendrá un impacto de aproximadamente el 2% en comparación con las ciudades actuales.

El diseño de esta megaciudad también implica la integración de la naturaleza en espacios abiertos sobre toda la extensión de la construcción, lo que permitirá la purificación de la calidad del aire a su vez que dota de espacios naturales. Además, dada su localización, permitirá vistas vírgenes del paisaje natural circundante para todos.

Por si esto fuera poco, el proyecto plantea garantizar un clima ideal constante durante todo el año mediante un diseño cuidadoso que permitirá el equilibrio perfecto entre luz solar, sombra y ventilación natural.

En un principio se estimaba que la megaciudad estaría lista para 2030, sin embargo, ahora se estima que su culminación podría tardar un poco más.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.