¡Llegó la temporada de mandarinas! Aprende cómo elegir los frutos más jugosos

¡La espera terminó! Por fin llegó la aclamada temporada de mandarinas, uno de los frutos cítricos más esperados durante todo el año y el favorito de muchas personas.

En México la mandarina es un fruto muy popular que caracteriza las últimas temporadas del año, su venta en los supermercados nos anuncia que el otoño está aquí, y nos acompaña durante todo el invierno, siendo una excelente fuente de vitamina C que puede ayudar a nuestro sistema inmunológico.

A pesar de la gran popularidad en México y de la exuberante producción nacional, estimando que se siembran alrededor de 21,000 hectáreas de mandarina en 19 estados, probablemente te sorprenda saber que en realidad se cree que este fruto es originario de las zonas tropicales de Asia, específicamente del suroeste de China. Curioso, ¿no? Muchos podrían pensar que es nativa de México.

Sea cual sea su origen, este fruto llegó a nuestras regiones desde hace muchos años para quedarse, y con la llegada de su temporada probablemente te interese aprender algunas recomendaciones y consejos para escoger las mandarinas más jugosas a la hora de comprarlas.

¡No sufras más! Escoger las mandarinas más jugosas es sencillo si sabes cuáles son las características del fruto cuando está en su punto.  Aquí te platicamos todos los detalles. ¡Sigue leyendo!

Cómo elegir las mandarinas más jugosas

Lo primero que debes saber sobre las mandarinas es que estas se clasifican dentro de los frutos no climatéricos, esto quiere decir que después de la cosecha estas no sufren cambios que contribuyan a su maduración, tal como lo hace un aguacate o un plátano, por lo tanto, con el tiempo no se vuelven más apetecible; al contrario, al pasar de los días su maduración induce el deterioro, lo que las convierte en un alimento no tan apto para su consumo.

De esta manera, para que te lleves frutos jugosos a tu hogar, toma en cuenta estos consejos a la hora de la elección de tus mandarinas:

  • Compra mandarinas maduras, al ser frutos climatéricos, estos no se pondrán mejor con el tiempo que pasen en el frutero, sino que se deteriorarán.
  • Toma en cuenta las hojas. Una mandarina que está en su punto tiene hojas de un verde intenso, por lo cual, elige frutos con esta característica y evita las mandarinas con hojas que se observen pálidas.
  • Al tacto debe de estar ligeramente suave. Si una mandarina está dura, quiere decir que no estará jugosa, pero si está más que suave, entonces es probable que esté en proceso de deterioro.
  • Pon atención en la cáscara. Las textura de la cáscara es un indicio infalible de que una mandarina es jugosa. La cáscara debe observarse firme (no dura), sin manchas ni cortes, blanda, lisa y de preferencia debe estar pegada a los gajos del fruto; las mandarinas con la cáscara más fina tienden a ser más jugosas que las que la tienen más gruesa. El color debe ser preferiblemente de un tono naranja intenso, aunque toma en cuenta que en algunas ocasiones encontraras mandarinas verdes que se encuentren jugosas y dulces.
  • Cuanto más pese mejor. Elige los frutos que al tacto se sientan más pesados, independientemente del tamaño del fruto, cuanto más pesen más jugo tendrán.
  • El aroma es importante. En este tipo de frutos, el aroma que desprenden es importante, pues es una señal de que está en su punto óptimo de maduración, jugosas y dulces. Para esto su aroma debe ser intenso y agradable.
Comparte ciencia, comparte conocimiento.