¿Olvidaste descongelar la carne? Este eficaz truco casero será la solución

El ritmo de vida acelerado, la inflación y crisis económica, ha llevado gran parte de la población a tener más de un empleo, invirtiendo gran parte del tiempo a desempeñar esas labores.

Estos factores sociales han modificado la rutina de familias completas, dividiéndose las labores del hogar entre los integrantes del hogar. Así como existen familias numerosas y con roles definidos, también, existe una diversidad de familias conformadas, incluso, por un integrante.

Por lo que tratar de llevar a cabo una buena organización es fundamental para poder cubrir todas las tareas que demandan una inversión de tiempo. Desde la elaboración o ingesta de los alimentos, hasta la compra de insumos.

Muchas veces solemos auxiliarnos para poder llevar a cabo estas tareas del uso de aplicaciones que pueden ahorrarte el tiempo de traslado y compra en el centro comercial, pero, se tiene que considerar el incremento por el costo de envío, falta de productos o bien, que los entregados en la puerta de tu hogar, no cumplan con tu aprobación.

Esta incurrencia se incrementa cuando se trata de productos de origen vegetal y animal, tales como manzanas, jitomate, proteína, entre otros. Dentro de un consumo más sustentable que apoya a los pequeños comercios, también se recomienda que dichos productos se consuman en mercados locales.

Bajo estas condiciones ante la falta de tiempo, elección de productos frescos y a un menor costo, se ha visto que las personas optan por desempeñar esta actividad 1 vez a la semana o cada 15 día de ser posible.

De esta forma compran lo insumos necesarios para abastecer su hogar a un mejor costo y como alternativa para preservar por un periodo prolongado los alimentos, sobre todo, los de origen animal, se opta por usar la nevera como técnica de conservación.

Esta alternativa también funciona como medida preventiva ante la escasez o incremento en la adquisición de un producto y si bien, esto no aplica para todos los alimentos, ¿A quién no le gusta ahorrar con una buena oferta?

Así como implementar esta práctica ofrece grandes ventajas, lo cierto es que, también cuenta con desventajas que pueden meterte en un apuro. Lo primero que tienes que saber para poder llevar a cabo esta técnica es saber que alimentos sí y cuales no, puedes congelar.

Otro de los aspectos a considerar es el tiempo que pueden permanecer estos productos en la nevera, para garantizar que, cuando sean consumidos se encuentren en óptimo estado y no se vea perjudicada su salud.

Una vez que te aseguraste que los alimentos cumplan con las condiciones para poderse congelar, no queda más que organizar (de ser el caso) en porciones separadas. De esta forma al momento de requerir un alimento, solo descongelaras lo necesario, previniendo posibles desperdicios de comida.

A la hora de cocinar, debes contemplar los ingredientes que se ocuparán en la elaboración de los platillos, asegurándote que todos se encuentre disponibles para su uso. Pero, entendemos que con tantas cosas en qué pensar, podemos olvidar poner a descongelar algún alimento, siendo la carne la que tiene mayor incurrencia con este descuido.

No te preocupes, te diremos una manera rápida y eficaz de descongelar la carne, a continuación:

Para poder descongelar la carne, es recomendable que desde el tiempo que se congeló la carne se preserve en una bolsa de plástico, esta barrera evitará una contaminación cruzada (los alimentos entran en contacto con otros agentes y se contaminan). De no encontrarse en una bolsa, puedes ponerla en ese momento, solo asegúrate que sea un material hermético, elaborado para alimentos.

Acto seguido sobre la base del fregadero coloca una olla de uso convencional al revés y, sobre la superficie plana coloca la bolsa de carne (asegúrate que el contorno sea más grande que la bolsa.

Para finalizar, llena otra olla o cazuela con agua caliente y coloca sobre la bolsa. De esta forma se hará una especie de prensado olla-carne-olla y mediante la presión y la transferencia de calor en busca de un equilibrio térmico, el producto congelado empezará a ganar calor y el líquido a perderlo, generando que, la carne se descongele en 5 minutos.

Recuerda que puedes reutilizar el agua una vez que se encuentre fría para otras actividades, al igual que consumir la totalidad del producto descongelado, pues no es recomendado regresar a la nevera una vez que se sometió a este proceso.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.