¿Cuáles son los monosílabos que pueden llevar tilde?

Monosílabos y tilde diacrítica.

La Ortografía de la lengua española nos dice que las palabras de una sola sílaba no se acentúan nunca gráficamente, pero hay excepciones, y se llama tilde diacrítica. Estas peculiaridades de la lengua a veces son la causa de muchos dolores de cabeza. No hay porque sufrir, esto no es tan complicado como parece, aquí vamos a explicar cuáles son los únicos monosílabos que pueden llevar tilde.

¿Cuáles son los monosílabos que pueden llevar tilde?

Respuesta corta. Tal y como indica la Real Academia Española (RAE), son los siguientes: él/el, tú/tu, té/te, sí/si, mí/mi, sé/se, dé/de, más/mas, qué/que, quién/quien, cuál/cual y cuán/cuan. El resto de monosílabos en nuestro idioma deben escribirse siempre sin tilde.

Hablemos sobre la tilde diacrítica

De acuerdo con el Diccionario panhispánico de dudas, la tilde diacrítica es el acento gráfico que permite distinguir palabras con idéntica forma, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes.

La tilde diacrítica es la que permite distinguir palabras que se escriben igual, pero que tienen significados distintos y presentan diferente pronunciación. FundéuRAE explica que, la Ortografía de la lengua española señala que la tilde diacrítica se utiliza «a fin de diferenciar en la escritura ciertas palabras de igual forma, pero distinto significado, que se oponen entre sí por ser una de ellas tónica y la otra átona» y que generalmente pertenecen a categorías gramaticales distintas. A continuación, la lista de monosílabos con tilde diacrítica:

  1. Tú (pronombre personal), frente a tu (adjetivo posesivo): «Tú tienes muy claro cómo planear tu futuro».
  2. Él (pronombre personal), frente a el (artículo): «Él siempre elige el camino más corto».
  3. Mí (pronombre personal), frente a mi (adjetivo posesivo): «Para mí es importante que te acuerdes de que es mi cumpleaños».
  4. Sí (pronombre personal, adverbio de afirmación o sustantivo), frente a si (conjunción o nota musical): «Sí, el otro día se me olvidó comprobar si había apagado la televisión».
  5. Te(sustantivo ‘infusión’), frente a te (pronombre o letra te): «Por lo que veo, el té rojo es el que más te gusta».
  6. Dé (forma del verbo dar), frente a de (preposición o letra de): «Me encanta que mi hijo me dé besos de esquimal».
  7. Sé (forma del verbo ser saber), frente a se (pronombre, indicador de impersonalidad o de marca refleja): «Sé muy bien que no se rinde a la primera de cambio».
  8. Más (adverbio, adjetivo, pronombre, conjunción con valor de suma o sustantivo), frente a mas (conjunción adversativa equivalente a pero): «Hoy he trabajado más horas, mas me siento con energía».

El Diccionario académico menciona que «se tratan fuera de este cuadro otras parejas de monosílabos afectadas por la tilde diacrítica, como qué/que, cuál/cual, cuán/cuan, quién/quien, porque forman serie con palabras polisílabas. También se trata aparte el caso del par aún/aun, puesto que esta palabra puede articularse como bisílaba o como monosílaba».

De forma similar, FundéuRAE explica que «también se aplica esta tilde diacrítica a unas cuantas palabras polisílabas, como los interrogativos y exclamativos cómocuándocuánto (a)dónde, que forman serie con los interrogativos y exclamativos quécuálcuánquién».

Si quieres conocer más consultas ortográficas, revisa nuestra sección de ortografía.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.