¡Neptuno anillado! La impresionante imagen de James Webb muestra los anillos y lunas de Neptuno

La nueva imagen del telescopio James Webb ofrece una perspectiva completamente nueva del planeta más distante del sistema solar. A la izquierda Neptuno visto por Hubble y a la derecha una de Webb.

El Telescopio Espacial James Webb (JWST) ha captado fenomenales imágenes de júpiter y recientemente proporcionó una vista única de Marte, ¿qué sigue? Pues ahora acaba de revelar una espectacular captura del planeta más distante de nuestro sistema solar. La impresionante imagen muestra a los anillos, algunas de las lunas de Neptuno y representa la vista más detallada de este planeta en más de 30 años.

Lo sorprendente en esta imagen es lo bien que se ven los anillos. La Voyager 2 de la NASA es la única nave espacial que ha visitado Neptuno de cerca, hizo un paso cercano en 1989 cuando salía del sistema solar. Algunos de los anillos de Neptuno no habían sido detectados desde que pasó la Voyager 2. Más de tres décadas después el JWST nos deja boquiabiertos con esta espectacular imagen que además de mostrar los anillos, se ve claramente las bandas de polvo más tenues de Neptuno.

La cámara de infrarrojo cercano de Webb (NIRCam, por sus siglas en inglés) de Webb también captó siete de las 14 lunas conocidas de Neptuno. En este retrato del planeta helado, se destaca un punto de luz muy brillante que muestra los picos de difracción característicos que se ven en muchas de las imágenes de Webb, pero esto no es una estrella. Más bien, esta es la luna grande e inusual de Neptuno, Tritón. Vea y descargue la imagen a mejor calidad aquí.

Neptuno y 7 de sus 14 lunas a la mirada de Webb. (Créditos: NASA, ESA, CSA, STScI).

A diferencia de las capturas a luz visible del Hubble, la NIRCam genera imágenes de objetos en el rango del infrarrojo cercano entre 0.6 y 5 micras, por lo que Neptuno no se ve azul a través de los instrumentos de Webb.

Una vista de Neptuno en 2021 con el telescopio espacial Hubble. (Créditos: NASA, ESA, A. Simon (NASA-GSFC) y MH Wong (UC Berkeley); Procesamiento de imágenes: A. Pagan (STScI)).

El color azul de Neptuno en las imágenes de Hubble es el resultado de la absorción de la luz roja por la atmósfera rica en metano de los planetas, combinada con el mismo proceso de dispersión de Rayleigh que hace que el cielo de la Tierra sea azul. El metano absorbe con tanta fuerza la luz roja e infrarroja que el planeta está bastante oscuro en estas longitudes de onda que ve Webb, excepto donde hay nubes de gran altitud. Tales nubes de hielo de metano se destacan como rayas y manchas brillantes, que reflejan la luz solar antes de que sea absorbida por el gas metano.

Una vista en el infrarrojo cercano de Neptuno capado por Webb. (Créditos: NASA, ESA, CSA, STScI).

«Han pasado tres décadas desde la última vez que vimos estos anillos tenues y polvorientos, y esta es la primera vez que los hemos visto en el infrarrojo», dijo en un comunicado Heidi Hammel, experta en sistemas de Neptuno y científica interdisciplinaria del equipo del telescopio Webb. La calidad de la imagen extremadamente estable y precisa de Webb permite detectar estos anillos muy tenues que se encuentran tan cerca de Neptuno.

Los colaboradores de la NASA explican que, más sutilmente, una delgada línea de brillo que rodea el ecuador del planeta podría ser una señal visual de la circulación atmosférica global que alimenta los vientos y tormentas de Neptuno. La atmósfera desciende y se calienta en el ecuador, y por lo tanto brilla más en longitudes de onda del infrarrojo que los gases circundantes más fríos.

«La órbita de 164 años de Neptuno significa que su polo norte, en la parte superior de esta imagen, está fuera de la vista de los astrónomos, pero las imágenes de Webb sugieren un brillo intrigante en esa área. Un vórtice previamente conocido en el polo sur es evidente en la vista de Webb, pero por primera vez este telescopio ha revelado una banda continua de nubes de alta latitud que lo rodean».

Más de 30 veces más lejos del Sol que la Tierra, Neptuno es el único planeta de nuestro sistema solar que no es visible a simple vista y el primero predicho por las matemáticas antes de su descubrimiento en 1846. Este gigante helado ha fascinado a los astrónomos desde su descubrimiento en 1846.

Neptuno orbita en la remota y oscura región del sistema solar exterior, por lo que, desde su superficie, el Sol debería apreciarse pequeño y débil. Para que tenga una idea de la remota distancia, la luz en el mediodía en Neptuno es similar a un crepúsculo poco iluminado en la Tierra (la luz justo antes de la salida o puesta del sol).

Comparte ciencia, comparte conocimiento.