Nobel de física sugiere cocer la pasta de esta forma para ahorrar energía

Discrepancia en el gremio culinario italiano.

La polémica se ha desatado entre reconocidos chefs a nivel mundial, cuando se dio a conocer en redes sociales una propuesta realizada por el Premio Nobel de Física 2021, Giorgio Parisi.

El italiano Parisi, difundió un mensaje público en Facebook, dónde asegura y defiende la idea de terminar la cocción de una pasta con el fuego apagado. Todo esto, asegura el recién galardonado, con el fin de ahorrar gastos energéticos.

Dentro del comunicado realizado, comenta que es posible tener un ahorro de al menos 8 minutos en el consumo de energía.

Para poder llevar a cabo este ahorro, de acuerdo a Parisi, lo único que se tiene que hacer es poner a calentar el agua de manera habitual y una vez que ha comenzado a hervir (punto de ebullición), se tiene que verter la pasta y esperar 2 minutos, pasado el tiempo, apagar el fuego y dejar que se termine el proceso de cocción de forma paulatina.

Resalta la importancia de ocupar la tapa de la olla para evitar la perdida de calor por evaporación.

El proceso de cocción nos ayuda eliminar patógenos que pudieran existir en los alimentos, al igual que cambiar las propiedades de los mismo, modificar y mejorar el sabor, a demás de ser más fácil de digerir y aprovechar los atributos de la comida.

La pasta en Italia es todo un tema y no hay un punto medio ante la forma de cocinarla, no por algo son los expertos en su elaboración y preparación. Aunque bien intencionada la propuesta del físico, los comentarios a favor y en contra no se hicieron esperar.

No es la primera vez que se genera un debate en torno a esta representativa comida. Hace unos meses la Unión Italiana de Comida, representante de los fabricantes de pastas, argumentó que tener la tapa de la olla durante la fase de ebullición acelera el proceso de cocción y permite ahorrar hasta un 6% de energía y de emisiones de CO2.

De seguir el consejo del italiano Parisi, el ahorro energético incrementaría, hasta en un 47%. Teniendo en cuenta la cantidad de pasta que usuarios promedio consume (23.5 kilográmos) cada italiano podría llegar a ahorrar hasta 44.6 kilovatios-hora, 13.2 kilogramos en cuanto a emisiones de CO2; por si no fuera poco este ahorro anual, también se disminuiría la cantidad de agua consumida, utilizando 69 L menos.

Sin embargo, Antonello Colonna, un reconocido chef italiano, rechaza la propuesta exponiendo que este método deja una consistencia gomosa en la pasta, por lo que es mejor iniciar la cocción en frío, esto quiere decir, verter la pasta a la par que se pone a calentar el agua.

Sí bien esto también significaría un ahorro energético, no es tan alto como el propuesto por el físico, pues al tener una cantidad mayor de materia que calentar, incrementa el consumo de energía.

Ya sea en unos deliciosos macarrones, raviolis rellenos, tornilletes, tallarines o espaguetis, la mayoría de la población ha consumido y disfrutado alguna de las múltiples salsas que representan a este delicioso platillo italiano.

Esta disminución en el tiempo de elaboración de la pasta, sin duda alguna, representaría un ahorro monetario que beneficiaria a la población en general para hacer frente ante la reciente crisis energética que se vive.

Una alternativa diferente a la hora de cocinar, ¿Tú lo harías?

Informe en : EFE

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.