Alarga la vida útil de tus lechugas: Dos trucos infalibles para evitar el deterioro

La lechuga es una de las hortalizas que se consume con mayor frecuencia, siendo también una de las verduras que encabezan la lista de mayor producción por volumen a nivel mundial. En nuestra gastronomía se utiliza principalmente como ingrediente primario de ensaladas, para acompañar algunos platillos típicos o inclusive para adornar

ciertas comidas.

Sea como sea, algo es cierto, una lechuga en casa nunca puede faltar.

Así que seguramente todos reconocemos muy bien que esta hortaliza se caracteriza por tener una vida útil muy corta. Incluso en refrigeración, a penas pasados un par de días, las hojas, que en principio eran verdes y frescas, se tornan en un color negro que puede afectar el sabor, aroma y textura de nuestro alimento.

En estos casos, las personas optan por desechar la verdura entera o gran parte de ella, lo que finalmente resulta en un desperdicio de alimento, así como en pérdidas económicas. Para evitar que esta situación suceda es posible llevar a cabo ciertos métodos de almacenamientos que permiten extender su vida útil hasta por semanas.

Te enseñamos cómo puedes hacer esto a continuación. ¡Sigue leyendo!

¿Por qué la hojas de la lechuga se tornan negras tan rápido?

La vida útil de la lechuga fresca se ve limitada por distintos factores como:

  • Reacciones de pardeamiento enzimático. Al igual que alguna vez explicamos con el aguacate, esto sucede en parte por la propia bioquímica de la planta. El pardeamiento enzimático hace referencia a la coloración negruzca que se torna en las hojas de la lechuga, esto es el resultado de reacciones llevadas a cabo por enzimas que se encuentran en la planta, específicamente, las peroxidasas, como la polifenol oxidasa. Estas enzimas al estar en contacto con el oxígeno del ambiente producen una reacción de oxidación que da como resultado el oscurecimiento de las hojas. La humedad también es importante para este efecto.
  • Pérdida de agua.
  • Presencia de microorganismos.

Estos tres factores propician principalmente la pérdida de textura, daño en la apariencia, aparición de olores no deseables e inclusive disminución de la calidad nutricional.

¿Cómo puedo alargar la vida útil de las lechugas?

Todo se basa en el correcto almacenamiento de su verdura; esto permitirá su conservación y evitará las condiciones que propicien su deterioro prematuro. Para ello usted puede seguir los siguientes consejos:

Almacenamiento en recipiente (hojas sueltas de lechuga)

  • Limpie y elimine las hojas en mal estado de la lechuga.
  • Lave perfectamente para eliminar la suciedad.
  • Desgarra en trozos grandes la lechuga en lugar de cortarla. Rasgar las hojas de lechuga a menudo dañará y magullará menos la lechuga que cortarla con un cuchillo.
  • Seque lo más que pueda las hojas de la lechuga con servilletas.
  • De ser posible, coloque la lechuga en un centrifugador de ensalada para eliminar la mayor cantidad de humedad posible.
  • Envuelva en un trozo de papel las hojas de lechuga. Esto es para ayudar a absorber parte de la humedad que se acumula mientras se almacena.
  • Colóquelas dentro de un recipiente de plástico o vidrio que se encuentre perfectamente sellado.
  • Guarde la lechuga en el cajón para verduras de su refrigerador (o nevera), esto para mantener la temperatura y el nivel de humedad adecuados.
  • Reemplace los trozos de papel cada vez que se sienta especialmente húmeda. Esta es la clave para evitar que la lechuga se vuelva viscosa.

Almacenamiento de cabezas de lechuga intactas

  • De ser necesario, retire las hojas de lechuga que se vean en mal estado.
  • Deje el resto de la lechuga intacta y sin lavar.
  • Introduzca en una bolsa de plástico bien sellada o en algún refractario con algunas toallas de papel para disminuir la humedad y que la lechuga no se deteriore prematuramente.
  • Guárdelas en el cajón para verduras de su refrigerador.
  • Cambia las toallas de papel a medida que se empapen.

Esto evitará dos condiciones importantes que se necesitan para el deterioro de la lechuga: El contacto con el oxígeno del medio y la humedad, lo que podría alargar su vida útil por semanas.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.