Esta es la razón por la que «pizza» se debe escribir en cursiva

¿Por qué se debe escribir «pizza» en cursiva? (Imagen: RAE / Twitter).

Nuestro idioma es rico y, por ende, ciertamente complejo. Debido a esto, hay muchas curiosidades por explorar y dentro de ellos están los extranjerismos que han sido adoptados por la lengua española. La vida sabe mejor con una deliciosa pizza, pero ¿sabías que esta palabra debe escribirse en cursiva? En este artículo vamos a explorar por qué «pizza» se escribe en cursiva.

¿Por qué se debe escribir «pizza» en cursiva?

La Real Academia Española (RAE) menciona que la voz pizza es un extranjerismo no adaptado (la secuencia -zz- es ajena a la ortografía del español), por lo que en los textos en español debe escribirse en cursiva.

En Twitter la institución explicó la razón por la que esta palabra debe ser escrita en cursiva.

Consultas de la semana | ¿Por qué se debe escribir «pizza» en cursiva?

La secuencia «-zz-» es ajena a la ortografía del español, por lo que «pizza» se considera un italianismo crudo o no adaptado y, como extranjerismo, debe escribirse en cursiva.

¿Y cómo se debe pronunciar? 

Por la misma razón de que es un extranjerismo, la RAE nos dice que se debe pronunciar lo más parecido posible a la lengua original: [pítsa]. La secuencia -zz- es ajena a la ortografía del español, por esa razón la palabra pizza se considera un italianismo crudo o no adaptado.

Dicho de otra forma, la pronunciación de pizza es pítsa. Esto se debe a que es un extranjerismo no adaptado, y estos se deben pronunciar lo más similar según corresponda en su lengua de origen. También es válido adaptar gráficamente al español el italianismo pizza escribiendo «piza», en este caso la pronunciación sería: písa, píza.

Hablemos de los extranjerismos

El diccionario panhispánico de dudas dice que todos los idiomas se han enriquecido a lo largo de su historia con aportaciones léxicas procedentes de lenguas diversas. Indica que es importante que su incorporación responda en lo posible a nuevas necesidades expresivas y, sobre todo, que se haga de forma ordenada y unitaria, acomodándolos al máximo a los rasgos gráficos y morfológicos propios del español.

«Con el fin de recomendar soluciones que se ajusten a las pautas señaladas, este diccionario comenta un grupo numeroso, aunque necesariamente limitado, de voces extranjeras habitualmente empleadas por los hispanohablantes», se lee en su sitio web. «Concretamente, los extranjerismos crudos incluidos en la última edición del Diccionario académico (2001), así como los extranjerismos adaptados que allí se registran cuando aún es frecuente encontrarlos escritos en textos españoles con las grafías originarias. Además, se han añadido algunos extranjerismos no recogidos por el Diccionario académico, pero que son hoy de uso frecuente en el español de América o de España».

Criterios generales de la RAE sobre los extranjerismos.

  1. Extranjerismos superfluos o innecesarios. Son aquellos para los que existen equivalentes españoles con plena vitalidad. En el artículo se detallan esas alternativas y se censura el empleo de la voz extranjera. Ejemplos: abstract (en español, resumen, extracto), back-up (en español, copia de seguridad), consulting (en español, consultora o consultoría).
  2. Extranjerismos necesarios o muy extendidos. Son aquellos para los que no existen, o no es fácil encontrar, términos españoles equivalentes, o cuyo empleo está arraigado o muy extendido.

Al principio mencionamos que nuestro idioma es ciertamente complejo, así que es totalmente natural tener dudas en torno a esto. Si deseas conocer más dudas ortográficas frecuentes visita nuestra sección de ortografía. Del mismo modo, la RAE también atiende a consultas a través de Twitter, para ingresarla solo debes usar el hashtag #dudaRAE y mencionar a la institución.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.