Cáncer ocular: La machita en el ojo que le advierte de un tumor en crecimiento

El cáncer de ocular puede darse en cualquier de las células que componen nuestros ojos, dentro de estos, el melanoma ocular es el más común.

Los melanomas se desarrollan a partir de las células productoras de pigmento que le dan color a la piel, cabello y ojos, en este caso, el tumor en crecimiento se encuentra generalmente en la úvea, capa media del ojo que se conforma por el iris, cuerpo ciliar y la coroides. Por esta razón el melanoma ocular a menudo también se denomina melanoma uveal.

Aunque este tipo de melanoma se describe como el cáncer ocular más frecuente, se sigue considerando una enfermedad rara, ya que su incidencia suele ser baja. Pese a esto, es de vital interés su diagnóstico, ya que cuando el tumor primario se da en estas células de los ojos, se ha determinado que la mitad de los pacientes desarrollan metástasis, generalmente en el hígado.

Por otro lado, se reporta que los cánceres secundarios del ojo, es decir, aquellos que se desarrollaron por metástasis de un tumor en otra parte del cuerpo, comúnmente la piel, son más frecuentes que los propios cánceres primarios de ojos, por lo cual su diagnóstico también podría contribuir para el seguimiento de otras afecciones.

Los melanomas oculares pueden ocurrir a cualquier edad, pero la incidencia se concentra en las personas adultas, aumentando el riesgo de desarrollar esta enfermedad a medida que uno envejece. Asimismo, se indica que las personas blancas y con ojos de color claro son mas propensas a desarrollar esta afectación que las personas con ojos y color de piel más oscura.

Según describe la American Cancer Society, el melanoma ocular a veces no produce síntomas ni signos tempranos, pero usted debe consultar a un médico si observa una mancha oscura anormal en la parte coloreada del ojo (el iris), especialmente si se esta se está agrandando.

Esto se describe como uno de los signos más evidentes que alertan del desarrollo de una anormalidad en su ojo. De igual manera, la American Cancer Society  nos indica que el melanoma ocular puede incluir los siguientes signos y síntomas:

  • Problemas con la visión (visión borrosa o pérdida repentina de la visión).
  • Observar cuerpos flotantes (manchas o garabatos que flotan en el campo de visión). Esto suele ser un efecto normal, pero cuando los cuerpos son numerosos y grandes podría representar un signo de advertencia.
  • Tener sensación de destellos de luz.
  • Presentar pérdida del campo visual. Esta se refiere a nuestra visión lateral que tenemos mientras estamos enfocando nuestros ojos a un punto fijo.
  • Cambio en el tamaño o la forma de la pupila (la mancha oscura en el centro del ojo).
  • Cambio en la posición del globo ocular dentro de su cuenca.
  • Abultamiento del ojo.
  • Cambio en la forma en que el ojo se mueve dentro de la cavidad.

Recuerde que es esencial visitar un médico si usted percibe esta o alguna otra anormalidad en sus ojos, no en todos los casos representan el desarrollo de esta enfermedad, incluso podrían NO ser signo de ninguna patología, evite autodiagnósticarse; el objetivo de esta nota es meramente informativa.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.