3 trucos para mantener el cilantro fresco hasta por un mes

El cilantro (Coriandrum sativum) es una hierba ampliamente utilizada en la gastronomía de muchos países alrededor del mundo. Se distingue muy bien por el aroma que desprende, así como por su fuerte sabor, ambas cualidades utilizadas para convertir nuestras comidas en un platillo realmente delicioso.

Muchas personas coincidirán en que para la preparación de ciertas comidas es imprescindible el cilantro, en México, por ejemplo, es difícil para gran parte de la población consumir un «taco al pastor» sin esta hierba.

Al mismo tiempo, reconocemos muy bien que el cilantro tiene una vida útil muy corta, incluso en refrigeración a penas pasados un par de días, las hojas, que en principio eran verdes y frescas, se tornan en un color negro que afectan la calidad del sabor y aroma, por lo cual se prefiere prescindir de su uso.

¿Por qué el cilantro se torna negro?

Al igual que alguna vez explicamos con el aguacate, esto sucede en parte por la propia bioquímica de la planta.

Según explica un estudio, el cilantro verde fresco tiene una vida útil de menos de tres días, dicho deterioro es principalmente resultado de reacciones llevadas a cabo por enzimas que se encuentran en la planta, específicamente las peroxidasas, como la polifenol oxidasa.

Estas enzimas al estar en contacto con el oxígeno del ambiente producen una reacción de oxidación que da como resultado el oscurecimiento de las hojas, proceso conocido como pardeamiento enzimático. La humedad también es importante para este efecto.

¿Cómo puedo evitar que esto suceda?

Para prolongar la vida útil de las hojas de cilantro usted puede seguir los siguientes consejos:

Almacenamiento en recipiente

  1. Limpie y elimine las hojas y tallos en mal estado del cilantro.
  2. Lave perfectamente para eliminar la suciedad.
  3. Seque lo más que pueda tanto las hojas como tallos del cilantro con servilletas.
  4. Envuelva en un trozo de papel y colóquelo dentro de un recipiente de plástico o vidrio que se encuentre perfectamente sellado.
  5. Almacene en el refrigerador.

Esto evitará dos condiciones importantes que se necesitan para el oscurecimiento del cilantro: El contacto con el oxígeno del medio y la humedad, lo que podría alargar su vida útil por semanas.

Congelamiento

  1. Limpie y elimine las hojas y tallos en mal estado.
  2. Lave perfectamente para eliminar la suciedad.
  3. Seque lo más que pueda tanto las hojas como los tallos del cilantro con servilletas.
  4. Adicionalmente puede separar por porciones, según la cantidad de cilantro que ocupe en cada comida, ya que no se aconseja volver a almacenar de esta forma después de un descongelamiento.
  5. Colóquelo dentro de un recipiente de plástico o vidrio que selle perfectamente.
  6. Almacene en el congelador.

Según se describe, la congelación ayuda a conservar los alimentos mediante la reducción de las reacciones enzimáticas, la “marchitez” y el crecimiento microbiano al menos por un tiempo, lo que permite alargar su vida útil por semanas.

Conservar en agua

  1. Limpie y elimine las hojas y tallos en mal estado.
  2. Lave perfectamente para eliminar la suciedad.
  3. Seque las hojas con servilletas tanto como se pueda.
  4. Si aún tiene raíz no lo retire.
  5. Llene un recipiente con agua para que cubra únicamente la raíz o tallos del cilantro.
  6. Introduzca el cilantro a modo de flores en un florero. Las hojas deben quedar por encima del agua.
  7. Guárdalo en el refrigerador.
  8. Se aconseja cambiar el agua cada dos días.

Este método te permitirá mantener fresco tu cilantro al menos por una o dos semanas, ya que evita la marchitez por deshidratación.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.