La predicción de Carl Sagan sobre el futuro se está haciendo realidad, y es preocupante

El astrofísico Carl Sagan durante una conferencia de prensa de la NASA en 1990. (Imagen: Bettmann Archive).

Carl Sagan fue un científico y gran comunicador, transmitió al mundo las ideas con una lírica sin igual. Pero no siempre se trata de ideas complejas, sino que también dedicaba tiempo a reflexionar sobre la humanidad. Sagan, conocido mundialmente por presentar el programa de televisión «Cosmos», hizo una predicción hace más de 25 años y es preocupantemente precisa.

En el año 1995 en su libro The Demon-Haunted World: Science as a Candle in the Dark (El mundo y sus demonios. La ciencia como una luz en la oscuridad), Sagan detalla cómo el método científico ayuda a desvelar los más remotos lugares del Universo. En él parece predecir el surgimiento de las grandes tecnologías y la desinformación.

Entre estas páginas el científico señala cómo la búsqueda de la paz y la verdad está siendo socavada por los viejos amigos de la humanidad: la superstición y la pseudociencia. Aunque la predicción menciona específicamente a los Estados Unidos, los temas que reflexiona tienen alcance global.

Han pasado 27 años desde que desde que se publicó aquel libro, y hoy en día, una cita que predice el futuro de los Estados Unidos ha llamado mucho la atención en las redes sociales. En el pasaje del texto que se ha vuelto viral, Sagan comparte hacia dónde se dirige una sociedad si pierde su admiración por la razón, la racionalidad y el pensamiento abierto.

«La ciencia es más que un conjunto de conocimientos; es una forma de pensar. Tengo el presentimiento de una América en la época de mis hijos o nietos, cuando Estados Unidos sea una economía de servicios y de la información; cuando casi todas las industrias manufactureras clave se hayan ido a otros países; cuando los impresionantes poderes tecnológicos estén en manos de unos pocos, y nadie que represente el interés público pueda siquiera entender los problemas; cuando la gente ha perdido la capacidad de establecer sus propias agendas o de cuestionar con conocimiento de causa a los que tienen autoridad; cuando, aferrados a nuestros cristales y consultando nerviosamente nuestros horóscopos, nuestras facultades críticas en declive, incapaces de distinguir entre lo que se siente bien y lo que es verdad, nos deslizamos, casi sin darnos cuenta, de nuevo hacia la superstición y la oscuridad».

Sagan, quien murió un año después de publicar su libro, usualmente se mostraba como un personaje optimista, aunque en ciertas citas expresa su profunda preocupación por el futuro de la humanidad.

Carl fue descrito a menudo como el científico que nos hizo amar el cosmos, «el que hizo que el Universo fuera más claro para el ciudadano de a pie». Ayudó a popularizar la ciencia escribiendo cientos de artículos y más de dos docenas de libros. Ganó un premio Pulitzer en 1975 por su libro «Los dragones del Edén». Su serie de televisión «Cosmos» fue uno de los programas más vistos de la historia de la televisión pública. Fue vista por más de 500 millones de personas en 60 países diferentes.

De acuerdo con la biografía proporcionada por la NASA, en 1968, Carl se convirtió en profesor de la Universidad de Cornell, donde también fue director del Laboratorio de Estudios Planetarios. «Fue muy conocido como pionero en el campo de la exobiología, que es el estudio de la posibilidad de vida extraterrestre. Fue uno de los primeros en determinar que podría haber existido vida en Marte. Y apeló constantemente a la NASA para que ampliara su exploración del Universo».

Comparte ciencia, comparte conocimiento.