Lunares malignos: cómo reconocerlos y cuándo debemos preocuparnos

Cómo reconocer los lunares sospechosos. (Imagen: Pixel-Shot / Shutterstock).

La mayoría de las personas tiene lunares, generalmente suelen ser inofensivos, lo que significa que probablemente no tenga que preocuparse, pero hay ciertas características que resultan sospechosas y pueden volverse un tema serio. Los lunares inusuales o malignos pueden indicar melanoma, un tipo específico de cáncer de piel.

¿Qué son los lunares? Los nevus melanocíticos, popularmente conocidos como lunares, son pequeñas manchas de color en la piel. Lo normal es que tenga un color uniforme marrón o negro con un borde bien definido que separa el lunar de la piel circundante. Según Mayo Clinic, un sitio web de especialización médica, los lunares son ovalados o redondos y suelen tener un diámetro inferior a unos 6 milímetros, menor al tamaño de un borrador de un lápiz.

La dermatóloga Rosa Mª Martí Laborda explica en un artículo publicado en The Conversation que, la mayoría de los lunares comienzan a aparecer en la infancia y pueden formarse nuevos lunares hasta los 40 años aproximadamente. En la edad adulta, la mayoría de las personas tienen entre 10 y 40 lunares. Los lunares pueden cambiar de aspecto con el tiempo y algunos pueden incluso desaparecer con la edad.

Lunares inusuales que pueden indicar un melanoma. Para ayudarle a identificar las características de los lunares inusuales que pueden indicar melanomas u otros cánceres de piel, Mayo Clinic recomienda usar la técnica de las letras ABCDE:

  • La A es de forma asimétrica. Busque lunares con formas irregulares, como dos mitades de aspecto muy diferente.
  • La B significa borde irregular. Busque lunares con bordes irregulares, con muescas o festoneados, características de los melanomas.
  • C es para los cambios de color. Busque crecimientos que tengan muchos colores o una distribución desigual del color.
  • La D se refiere al diámetro. Busque un nuevo crecimiento en un lunar de más de 1/4 de pulgada (unos 6 milímetros).
  • E es para la evolución. Busque cambios a lo largo del tiempo, como un lunar que crece en tamaño o que cambia de color o forma. Los lunares también pueden evolucionar y desarrollar nuevos signos y síntomas, como picazón o sangrados.

Tenga en cuenta que a veces, la piel parecerá normal, aunque el melanoma haya comenzado a desarrollarse. Martí menciona que, en ocasiones, algunos melanomas no tienen varios colores ni son asimétricos. Por eso, los cambios evolutivos de crecimiento rápido son muy importantes para empezar a tener sospechas. Puede comenzar en cualquier parte de la piel. Sin embargo, las áreas más probables son:

  • pecho y espalda para hombres
  • piernas para mujeres
  • cuello
  • cara

De acuerdo con Healthline, esto puede deberse a que estas áreas están más expuestas al sol que otras partes del cuerpo. Pero el melanoma también se puede formar en áreas que no reciben mucho sol, como las plantas de los pies, las palmas de las manos y las uñas.

El aspecto de los lunares cancerosos (malignos) varía mucho. Algunos pueden mostrar todos los cambios mencionados anteriormente, mientras que otros pueden tener sólo una o dos características inusuales. Los especialistas de la salud dicen que una señal de advertencia común de un lunar canceroso es un cambio de tamaño. El lunar a menudo se vuelve más grande, aunque también puede volverse más pequeño. Ambos cambios son motivo de preocupación. Si tiene sospechas, consulte con su médico.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.