Los adultos que comparten la cama con su pareja duermen mejor que los que duermen solos, según un nuevo estudio

Una investigación encuentra que dormir con una pareja mejora la calidad del sueño.

Dormir es algo que todos hacemos y necesitamos sin excepción, pero aún hay muchas preguntas entorno a la calidad del sueño. Para mala noticia de la gente soltera, un estudio reciente ha encontrado que dormir con una pareja o cónyuge se asocia con una mejor calidad del sueño y una mejor salud mental en general.

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad de Arizona exploró si compartir la cama se asociaba con la duración y la calidad del sueño y con factores de salud mental. Los datos se obtuvieron como parte de una investigación anterior Sleep and Health Activity, Diet, Environment, and Socialization (SHADES) de 1.007 adultos en edad laboral del sureste de Pensilvania.

El hecho de compartir la cama se evaluó con encuestas, y los factores de salud del sueño se analizó con ítems de la encuesta que evaluaban la frecuencia en el último mes de compartir la cama con la pareja/esposa, hijo(s), mascota(s), otro(s) miembro(s) de la familia, o nadie (dormir solo).

Los resultados muestran que los que compartían la cama con una pareja la mayoría de las noches declaraban tener un insomnio menos grave, menos fatiga y más tiempo de sueño que los que decían no compartir nunca la cama con una pareja. Los que dormían con su pareja también se dormían más rápido, permanecían dormidos más tiempo después de quedarse dormidos y tenían menos riesgo de padecer apnea del sueño.

Los que dormían con su hijo «la mayoría de las noches» informaron de una mayor gravedad del insomnio, menos control sobre el sueño y mayor riesgo de apnea del sueño. En el caso de los que dormían con otros miembros de la familia informaron de un mayor riesgo de apnea.

¿Y los que duermen solos? Los que dormían solos informaron de una mayor gravedad del insomnio, más somnolencia, más fatiga y mayor riesgo de apnea. Dormir solo también se asoció con mayores puntuaciones de depresión, menor apoyo social y peor satisfacción con la vida y las relaciones.

Por el contrario, dormir en pareja se asoció con menores puntuaciones de depresión, ansiedad y estrés, y con un mayor apoyo social y satisfacción con la vida y las relaciones.

«Dormir con una pareja romántica o un cónyuge demuestra tener grandes beneficios para la salud del sueño, incluyendo la reducción del riesgo de apnea del sueño, la gravedad del insomnio y la mejora general de la calidad del sueño», dijo en un comunicado el autor principal Brandon Fuentes, investigador de grado en el departamento de psiquiatría de la Universidad de Arizona.

«Muy pocos estudios de investigación exploran esto, pero nuestros hallazgos sugieren que el hecho de que durmamos solos o con una pareja, un miembro de la familia o una mascota puede influir en nuestra salud del sueño», dijo el Dr. Michael Grandner, director del Programa de Investigación del Sueño y la Salud de la Universidad de Arizona. «Nos sorprendió mucho descubrir lo importante que puede ser esto».

La investigación aparece en la revista SLEEP.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.