Disfunción eréctil, la señal que le advierte de dos condiciones que amenazan su vida

La disfunción eréctil se define como la incapacidad de conseguir o mantener una erección satisfactoria del pene que le impide a los individuos tener relaciones sexuales. Este hecho es motivo de preocupación y alerta para los hombres cuando se convierte en un problema continuo y, lo más importante ante ello, es que en el momento en que sea detectado se tomen cartas en el asunto y se haga una revisión médica ya que esta condición puede ser el primer indicio de algunas otras complicaciones médicas graves y, en algunos casos, mortales.

Esta condición es un problema de salud a nivel mundial, la Organización Mundial de la Salud estima que afecta a más de 150 millones de hombres en todo el mundo, aunque inclusive esta cifra podría ser subestimada por la falta de atención médica de los individuos por la gran estigmatización que presenta esta patología. En este sentido, la disfunción eréctil es una situación muy importante para abordar e intentar normalizar entre los hombres, ya que además de las afecciones físicas, genera importantes dificultades a nivel psicológico al afectar el autoestima de los individuos, provocar estrés, ansiedad y hasta problemas sociales.

En este sentido es importante mencionar que, por diversos factores, todos los hombres en algún momento de su vida pueden presentar problemas para lograr una erección sin que esto implique una afección médica, por lo cual, es fundamental que reconozcas las señales anómalas que caracterizan a la disfunción eréctil. El Manual de Merck de Diagnóstico y Terapia nos indica que se produce cuando un hombre:

  • Nunca es capaz de lograr una erección
  • Logra una erección breve pero no con el tiempo suficiente para tener relaciones sexuales
  • Logra una erección efectiva con poca constancia

La edad es un factor de riesgo importante de esta patología, siendo los hombres mayores de 40 años los más afectados. Además, se estima que más de la mitad de los hombre de entre 40 y 70 años han experimentado esta condición como un síntoma primario de otros trastornos graves que pueden amenazar su vida de no tratarse a tiempo, por lo tanto, la disfunción eréctil puede representar una complicación mucho mayor que solo un problema sexual tal como:

  • Enfermedad cardíaca: la disfunción eréctil en los hombres es uno de los principales predictores de esta enfermedad que es considerada la principal causa de muerte entre hombres y mujeres. Esta afección se propicia por una acumulación de grasas en las paredes de las arterias (ateroesclerosis), vasos sanguíneos que llevan sangre a todos los órganos. Dado que el pene requiere de un abastecimiento importante del flujo sanguíneo durante la erección, cuando la ateroesclerosis se produce en una de las arterias que lleva sangre al pene, se puede producir disfunción eréctil y alertar de esta mortal enfermedad.
  • Diabetes mellitus tipo 2: los niveles altos de glucosa en sangre dañan distintos órganos y tejidos, en este caso, puede afectar los nervios que conducen las señales pertinentes del Sistema Nervioso Central al pene o los vasos sanguíneos que abastecen de sangre al pene.

Asimismo, se indica que también puede presentarse disfunción eréctil por presión arterial alta, enfermedad de los riñones o ciertas patologías neurológicas.

Finalmente se recomienda que, si presenta disfunción eréctil, realice una visita al médico lo antes posible para conocer las causas de su condición y que el especialista le indique tratamiento adecuado que, además de atender los problemas de erección, subsane el posible padecimiento de origen, lo cual no se resuelve únicamente con la “pastilla azul”.

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.