Finalmente hemos descubierto la sangrienta razón por la cual los T-rex tenían los brazos tan pequeños

Los Tyrannosaurus rex, mejor conocidos simplemente como T-Rex, son una de las especies de dinosaurios más reconocidos y suelen ser los protagonistas de diferentes películas que hablan sobre estos animales. En este sentido, tanto su comportamiento de depredador como su gran tamaño, pero, sobre todo, la longitud tan inusualmente corta de sus brazos respecto al volumen de su cuerpo son características siempre distinguibles.

Es reconocido por el público en general y por los paleontólogos que esta relación de su cuerpo tan dispar ha sido objeto de asombro y burla, a pesar de ello, los investigadores siempre se han planteado las mismas dudas sin resolver: ¿Por qué las extremidades de estos dinosaurios eran tan cortas?, ¿Cuál era la utilidad que les otorgaba esta característica?

A lo largo de los años se han planteado diversas hipótesis que buscan responder sobre todo la segunda pregunta, la de funcionalidad. De esta forma se ha mencionado que el tamaño de los brazos pudo servir como:

  • Apoyo para levantar las patas traseras con mayor facilidad
  • Característica sexual para abrazar a la hembra durante la cópula
  • Herramienta para cortar a la presa o sostenerla
  • Atributo para atraer a las hembras

Sin embargo, estos supuestos han sido debatidos y refutados debido a que en todos los casos brazos más largos hubieran sido de mayor utilidad para los dinosaurios. En este sentido el paleontólogo Kevin Padian menciona que el principal problema de las teorías propuestas es que no estaban enfocados, en primera instancia, en reconocer por qué las extremidades se volvieron tan cortas, es decir, ¿Qué influenció para que los brazos reducidos aportaran una ventaja evolutiva?

Kevin Padian se basa en el hecho de que los ancestros de los T-rex tenían extremidades proporcionales al tamaño de su cuerpo, así que, a través de los años, un provecho explicable debe encontrarse ante la reducción de los brazos. Además, se debe tomar en cuenta que el estudio de animales extintos es mucho más complejo ya que se debe inferir su comportamiento y ciertas características basado en gran medida en comparaciones con descendientes cercanos que sí pueden estudiarse.

De esta forma, Kevin Padian plantea una nueva hipótesis que describe que el hecho selectivo de la reducción de los brazos se dio para evitar lesiones o amputaciones que pudieran provocar infecciones, hemorragias y, por último, la muerte. Esto sobre todo durante la alimentación grupal en el cual las extremidades anteriores se encuentran vulnerables ante las enormes cabezas, mandíbulas y dientes dispuestos a morder lo que estuviera a su paso con una fuerza tal que podría desprender el brazo de algún compañero.

Así, las extremidades cortas implicarían una ventaja en la depredación, ya que éstas no se utilizan durante dicho proceso y, asimismo, podría resultar provechoso ante confrontaciones entre dinosaurios como estos que contaban con un tamaño y fuerza espectacular, ya que evitaría tener tan expuesta una parte del cuerpo ante un ataque.

Por último, indica el paleontólogo que su hipótesis aquí descrita y mejor detalla en su artículo, debe ser comprobada por un grupo amplio de especialistas que investiguen en ejemplares conservados que se tienen en diferentes museos del mundo, por ejemplo, si las marcas de mordeduras en extremidades disminuyen conforme éstan disminuyen su tamaño, solo de esta manera se podría determinar si se puede recabar evidencia que sustente la propuesta.

En conclusión existen posibles conjeturas, muchas de ellas inverosímiles, aquí se plantea una hipótesis integradora que potencialmente podría rebasar los límites que tuvieron todas las demás, sin embargo, el enigma sigue sin estar totalmente resuelto.

Para más detalles puedes consultar: Why tyrannosaurid forelimbs were so short: An integrative hypothesis

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.