¿Por qué las mujeres viven más que los hombres?

¿Por qué las mujeres tienden a vivir más que los hombres?

En la actualidad, los estudios apuntan a que las mujeres viven más que los hombres en casi todas las poblaciones. En todo el mundo. ¿Por qué las mujeres tienden a vivir más que los hombres?, ¿siempre ha sido así?

De acuerdo con un artículo de Scientific American, en lo que respecta a la prueba más esencial de robustez -el poder de mantenerse con vida-, las mujeres son más resistentes que los hombres desde el nacimiento hasta la vejez extrema. El hombre medio puede correr una carrera de 100 metros más rápido que la mujer media y levantar pesos más pesados. Pero hoy en día las mujeres sobreviven a los hombres entre cinco y seis años.

Algunos datos que menciona el artículo son: a los 85 años hay aproximadamente seis mujeres por cada cuatro hombres. A los 100 años la proporción es de más de dos a uno. Y a los 122 años -el actual récord mundial de longevidad humana- el resultado es de uno a cero a favor de las mujeres.

Se solía pensar que los hombres se conducen a sí mismos a una tumba prematura con todas las dificultades y el estrés de sus vidas laborales. Cosa que en la actualidad sería un tanto ilógico puesto que hay mayor igualdad de género. La brecha de mortalidad no ha desaparecido, ni siquiera disminuye. Por lo tanto, esto queda descartado. No hay suficiente evidencia para culpar al estrés.

También se ha relacionado con el estilo de vida y factores ambientales/sociales, aunque tampoco está claro. Una investigación realizó un análisis de mortalidad para los años 1890 a 1995 comparando los datos de mortalidad de más de 11.000 monjas y monjes católicos donde todos tenían un estilo de vida y comportamiento casi idéntico. Los resultados mostraron que la brecha de mortalidad seguía favoreciendo a las mujeres, lo que nos lleva a pensar que probablemente tiene que ver con las características biológicas.

La sorpresa es aún mayor, un estudio de 2018 encontró que las mujeres viven más que los hombres incluso durante las hambrunas y epidemias graves. Es decir, a pesar la tasa mortalidad sea muy elevada por factores externos, las mujeres en promedio viven más que los hombres.

Aquel estudio analizó las diferencias de supervivencia entre hombres y mujeres en poblaciones de esclavos y poblaciones expuestas a graves hambrunas y epidemias. La mayor parte de la ventaja femenina se debía a las diferencias en la mortalidad infantil: las niñas podían sobrevivir mejor a las duras condiciones que los niños. Los autores dicen que sus resultados apoyan la opinión de que la ventaja de la supervivencia femenina está modulada por una compleja interacción de factores biológicos, ambientales y sociales.

Si bien, la biología podría estar dándole unos añitos de más a las mujeres, no se puede dejar de lado los efectos sociales. Estadísticamente los hombres tienen a consumir más bebidas alcohólicas y cigarrillos. Por el contrario, las mujeres son más propensas a escoger una nutrición saludable. Para completar, un análisis indica que las mujeres tienen un 33% más de probabilidades de visitar a un médico que sus contrapartes masculinas, excluyendo la atención relacionada con el embarazo.

Esto no siempre fue así. Según la Oficina Nacional de Investigación Económica, 1890 la esperanza de vida masculina llegó a ser mayor. Pero durante este siglo, la mayor parte aumentó a favor de las mujeres, alcanzando un pico de 7 años en la brecha y en la actualidad oscila los 5 años.

También menciona que muchas de las razones por las que las mujeres viven más que los hombres están relacionados con el hecho de tener dos cromosomas X en lugar de un cromosoma X y uno Y; por ejemplo, las mujeres tienen menos grasa visceral, que predice las enfermedades cardiovasculares. Con respecto a que la ventaja femenina en la esperanza de vida se haya ampliado durante el siglo XX sugiere que los factores ambientales, especialmente los que interactúan con los biológicos, han beneficiado a las mujeres de forma desproporcionada.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.