Los 3 hábitos diarios que dañan tus pulmones sin que te des cuenta

De todo el conjunto de órganos que forman al cuerpo humano, los pulmones son los que tienen una de las funciones más importantes, hablando de funciones nutricionales. En este punto pensarás que esta función sólo está restringida al sistema digestivo. 

Pero la nutrición engloba a todos los eventos bioquímicos que son necesarios para mantener con vida a las células de nuestro cuerpo; por ello, los pulmones, al ser donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso, cumplen la función de nutrir con oxígeno a nuestras células.

Sin embargo, el hecho de que nuestros pulmones se expongan directamente a las condiciones ambientales (y más al aire que entra directamente a sus membranas dentro de la cavidad torácica), hacen que estos órganos sean muy susceptibles de sufrir daños, los cuales, de no atenderse, pueden provocar enfermedades pulmonares. 

Existen una gran cantidad de eventos que pueden provocar daño a estos órganos, inclusive algunos hábitos que podemos hacer sin que nos demos cuenta. A continuación te mencionamos 3 hábitos diarios que los dañan sin que te des cuenta y saberlos identificar a tiempo te ayudarán no solamente en tu salud, si no en un mejor desempeño de tu vida cotidiana:

Falta de ejercicio: 

El llevar un estilo de vida que tenga acondicionamiento físico no solo es bueno para disminuir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y mantener al cuerpo en forma. También es una manera de fortalecer las membranas que forman parte del tejido pulmonar, así como al diafragma y los músculos que recubren la cavidad torácica. Por ello, la falta de ejercicio físico puede ser perjudicial también para tus pulmones. 

No tener limpia la casa: 

Está claro que la limpieza juega un papel importante no sólo en la manutención de los inmuebles, sino también en tu salud. Si bien la exposición a diversos agentes extraños juega un papel importante en el entrenamiento del sistema inmunológico, lo cierto es que un exceso de suciedad también podría ser fatal. En el caso de los pulmones, el mantenerlos alejados de una exposición prolongada a partículas como polvo, moho, polen, caspa o pelo de las mascotas, puede traer beneficios en su capacidad de realizar sus funciones fisiológicas.

Llevar una  mala alimentación: 

Una alimentación rica en grasas puede provocar su acumulación no solo en las cavidades de los vasos sanguíneos, sino también en los capilares donde se lleva a cabo el intercambio gaseoso dentro de los pulmones, dificultando la eliminación de dióxido de carbono y la absorción de oxígeno. Debido a esto, es recomendable llevar una alimentación saludable balanceada. 

El consumo de tabaco es la principal causa de daño potencial a los pulmones, produciendo insuficiencia respiratoria, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y en casos avanzados, puede provocar cáncer pulmonar. El consumo de tabaco no se incluye en esta lista de tres hábitos que dañan a nuestros pulmones, debido a que no toda la población es fumadora; aún así, es importante tener en cuenta los daños potenciales que causa en el organismo.


Las píldoras informativas en materia de salud presentadas en este sitio solo cumplen la función de difusión de lo que ya se ha reportado en la literatura, y dicha información nunca deberá ser usada como método de auto diagnóstico. Si sospecha de alguna enfermedad, consulte a su médico.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.