¿Por qué el chocolate es malo para los perros?

El chocolate es malo para los perros y esta es la razón.

A muchas personas les encanta el chocolate, así que no ha de ser sorpresa que las mascotas también se sientan atraídas por su sabor. Los perros pueden encontrar el chocolate tan atractivo como los humanos. Sin embargo, hay que tener en consideración que esta golosina humana puede llegar a causar serios problemas en la salud de nuestros amigos.

¿Es el chocolate tóxico para los perros? Sí, lo es. A diferencia de las personas, los perros no pueden metabolizar tan bien la teobromina y la cafeína (sustancias químicas que contiene el chocolate), por lo que son más sensibles a los efectos químicos.

El chocolate contiene las sustancias químicas teobromina y cafeína, y estos dos estimulantes se acumulan en el cuerpo del animal, donde pueden acelerar las funciones corporales del perro y causar efectos secundarios peligrosos, explica VCA Animal Hospitals. «Ambos productos químicos se utilizan con fines medicinales como diuréticos, estimulantes del corazón, dilatadores de vasos sanguíneos y relajantes de los músculos lisos»

De acuerdo con McGill Office for Science and Society (OSS), los componentes del chocolate que son tóxicos para los perros son la teobromina y la cafeína. Estas dos sustancias químicas son, estructuralmente, casi idénticas, y ambas pertenecen a un grupo de sustancias químicas llamadas metilxantinas.

«Parte de lo que hace que las metilxantinas sean tan peligrosas para los animales es la lentitud con la que las procesan, en particular la teobromina. Mientras que los perros alcanzan los niveles máximos de cafeína en suero (la parte no celular de la sangre) al cabo de 30-60 minutos y eliminan la mitad de una dosis ingerida en 4,5 horas, no alcanzan los niveles máximos de teobromina en suero hasta pasadas 10 horas y tardan 17,5 horas en eliminar la mitad».

Como consecuencia, si su perro consume una barra de chocolate «sentirá náuseas y probablemente vomitarán, tendrán un ritmo cardíaco alto, diarrea, mostrarán signos de hiperactividad y, si consumieron una dosis alta de metilxantinas, temblores, convulsiones y posiblemente la muerte».

Según la ASPCA, los efectos leves de la intoxicación por teobromina pueden observarse con una dosis de 20 mg/kg. Los signos graves comienzan a partir de unos 40 mg/kg y las convulsiones pueden empezar a partir de 60 mg/kg. La dosis letal media (DL50) es de 100-200 mg/kg.

Esto quiere decir que la gravedad de los efectos varía dependiendo de la dosis y la condición del animal que lo consume. Como las dosis mencionadas están en función al peso del perro, «lo que es una dosis baja de teobromina para un pastor alemán podría ser una dosis excepcionalmente alta para un chihuahua», explica OSS.

¿Qué hacer si su perro consume chocolate? Ahora sabemos que una porción de chocolate, por más pequeña que sea, nunca será un buen regalo para los perros. Y si por alguna razón llega a consumir este producto o tiene sospechas de ello, lo más recomendable es que consulte con un veterinario y, así intentar averiguar qué tipo y qué cantidad de chocolate consumió. Mientras más pronto solicite ayuda, mejores serán los resultados.

¿Qué hay de los gatos? Para que no te quedes con la duda, son más susceptibles al envenenamiento por teobromina que los perros, pero difícilmente se verá casos de gatos que enferman por comer chocolate. ¿Por qué? pues simplemente porque los gatos no comen tan indiscriminadamente como los perros. Al parecer el chocolate no es algo que les llame la atención, aunque eso se debe a que naturalmente los gatos carecen de la capacidad de saborear la glucosa.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.