¿Cómo saber si tengo anemia? Estos son los 5 síntomas que le delatan y cómo la podemos evitar

Dentro de la amplia gama de enfermedades que afectan al humano, existe un pequeño grupo asociado al sistema circulatorio y a todos los elementos vinculados a él; un ejemplo de ello son las enfermedades hematológicas, o bien, enfermedades relacionadas con todo lo que tiene que ver con la sangre.

Aunque muchas de estas enfermedades se caracterizan por tener un origen multifactorial, casi todas convergen en que manifiestan algo en particular: anemia. Contrariamente a lo que muchos piensan, la anemia no es una enfermedad, sino más bien una manifestación clínica de algo que no anda bien en la sangre.

Esta manifestación clínica se caracteriza por presentar un bajo nivel de hemoglobina, aquella proteína especializada en el transporte de oxígeno y dióxido de carbono, y que se encuentra dentro de los glóbulos rojos (también conocidos como hematíes o eritrocitos). En la anemia existe una disminución en la producción de hemoglobina o una baja cantidad de glóbulos rojos en sangre, por lo que no hay un transporte óptimo de oxígeno al cuerpo, lo cual provoca cansancio y debilidad.

Como mencionamos con anterioridad, la anemia es una manifestación clínica de una enfermedad hematológica, y por ello existen al menos cinco tipos de anemia, dependiendo el agente causal. Si bien la mayoría de los casos, la anemia es consecuencia de una deficiencia de vitaminas del complejo B y de hierro, existen otros casos en los que esta afección es producto de alteraciones que están ocurriendo en la médula ósea y que son, en extremo peligrosas, por ejemplo leucemia (el mal llamado “cáncer de sangre”) y síndrome mielodisplásico.

Aunque la anemia puede tener un origen multifactorial, los síntomas que la delatan en sus primeros indicios son fáciles de detectar. De acuerdo con la Mayo Clinic, las personas que tienen anemia suelen tener signos como:

  • Debilidad
  • Piel pálida o amarillenta
  • Latidos del corazón irregulares
  • Dificultad para respirar
  • Mareos o aturdimiento

 

¿Qué puedo hacer para prevenirla?

Como mencionamos, el hecho de que la anemia tenga un origen multifactorial propicia a que no se puedan prevenir todos los tipos existentes. Por ejemplo, una anemia derivada de una leucemia no puede prevenirse debido a que esta tiene un origen oncológico (asociado a cáncer). Sin embargo, sí que podemos prever aquella anemia que es producto de la deficiencia de hierro y vitaminas, ¿cómo? incorporándolas a nuestra dieta diaria las siguientes vitaminas y minerales

  • Hierro
  • Folato
  • Vitamina B-12
  • Vitamina C

Recuerda que, ante todo, cuando se sospecha de una anemia, lo recomendable en acudir a consulta médica, donde un profesional de salud le hará un diagnóstico certero con base en diversos parámetros, e iniciará (de ser el caso) un tratamiento adecuado para usted.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.