Algunas criaturas marinas tienen la habilidad para sumar y restar

Estudios para determinar si ciertos sistemas biológicos de distintas especies tienen o pueden desarrollar la capacidad cognitiva para hacer tareas complejas como procesos aritméticos simples (sumar y restar) se han realizado en diversas especies sobre todo en mamíferos como los primates, aves, así como en ciertas especies de arañas y abejas. En el reporte publicado en el Instituto de Zoología de la Universidad de Bonn, Alemania, se examinó la comprensión numérica de los peces cíclidos (Pseudotropheus zebra) y rayas de agua dulce (Potamotrygon motoro).

Los investigadores utilizaron un protocolo que se probó exitosamente con abejas y que se basa en reglas de cálculo asociado al color; específicamente suma uno y resta uno se representaba con azul y amarillo, respectivamente. De esta forma, se exponía en diferentes momentos a estímulos con figuras geométricas de los colores mencionados ante los animales y luego se le presentaban dos puertas adaptadas a través de las cuales debían nadar según la elección; una contenía las figuras con la respuesta correcta, sí llegaban a ésta, eran recompensados con alimento.

Por ejemplo, en el estímulo se mostraba dos figuras azules (suma uno) y una de las puertas correspondientes contenía tres figuras azules (respuesta correcta), mientras que la otra tenía una figura azul (respuesta incorrecta). Cada vez que los animales elegían la respuesta correcta se contabilizaba para determinar si existía una respuesta significativa y favorable ante las habilidades numéricas potencialmente a desarrollar.

Imagen 1.0 Ejemplo de estímulo de prueba de suma del protocolo aplicado a las rayas y cíclidos en el estudio. Tomado de: Schluessel, et., al.

Tras varias pruebas realizadas a las especies, así como diversas modificaciones del protocolo para asegurarse que la asociación de los animales no estaba siendo el color azul a un mayor número de figuras y color amarillo a un menor número de figuras sino al proceso cognitivo de sumar y restar, se encontró que tanto los peces cíclidos como las rayas realizaron con éxito el aprendizaje artimético independiente de la simple memorización de símbolos.

Los resultados grupales fueron significativos en ambas especies, también se demostró que el aprendizaje de la suma fue más fácil que el de la resta y que los cíclidos aprendieron más rápido que las rayas. Con este estudio los autores describen que a pesar de que ya se conocen otras habilidades cognitivas desarrolladas por estas especies derivadas de su entorno y adaptación, los resultados arrojados indican un nuevo nivel de capacidad cognitiva en la cual se requiere tanto memoria a largo plazo como competencia numérica.

En este sentido es importante resaltar el hecho de que el tamaño del cerebro y sus diferencias morfológicas entre las diferentes especies y, específicamente entre otras especies y el humano, no representan una limitante antes ciertas tareas cognitivas complejas ya que se puede desarrollar la asociación con éxito incluso si no existe una necesidad ecológica o conductual en las especies, tal como lo mencionan los autores. De esta manera, se respalda la evidencia de que los peces y rayas tienen habilidades numéricas al igual que otras especies ya conocidas.

El artículo completo lo encuentran en: Scientific reports

 

 

Comparte ciencia, comparte conocimiento.