Pueda que estemos llamando a Machu Picchu por el nombre equivocado durante más de 100 años  

Pueda que estemos llamando a Machu Picchu por el nombre equivocado. (Imagen: Picchu Travel).

Machu Picchu es una maravilla, eso es indiscutible. Bien merecido ser uno de los sitios arqueológicos más famosos del mundo, no solo por su atracción turística, sino también por su cautivadora arquitectura que ha sido estudiada durante décadas. Sin embargo, algo simple probablemente haya pasado desapercibido, los investigadores ahora dicen que pueda que estemos llamándolo por el nombre equivocado.

Lo que los investigadores argumentan es que originalmente recibió el nombre del pico más corto y, por lo tanto, los antiguos habitantes indígenas de la región lo conocían como Huayna Picchu o simplemente Picchu.

El estudio dirigido por un historiador peruano y un destacado arqueólogo estadounidense examinó detenidamente las notas de campo de Hiram Bingham, así como mapas locales creados en el siglo XIX y principios del XX, y documentos más antiguos producidos por los gobernantes coloniales españoles cientos de años antes. Hiram Bingham fue un explorador norteamericano responsable de hacer pública la existencia de Machu Picchu, luego de que en 1911 visitara por primera vez a las antiguas ruinas incas.

«Este documento evalúa el nombre original de la ciudad inca ahora conocida como Machu Picchu. Examinamos tres fuentes de datos: las notas de Hiram Bingham, topónimos en mapas del siglo XIX, e información registrada en documentos del siglo XVII. Los resultados sugieren que la ciudad inca se llamaba originalmente Picchu o más probable Huayna Picchu y que el nombre de Machu Picchu se asoció con las ruinas a partir de 1911 con las publicaciones de Bingham», escriben los autores del artículo.

Como se ve en la imagen, el pico pequeño y empinado que se encuentra detrás de las ruinas se llama «Huayna Picchu», mientras que el pico más grande e inclinado al sur se llama «Machu Picchu».

(Imagen: GoogleMaps/ScienceAlert)

Los autores, Donato Amado Gonzales del Ministerio de Cultura de Perú y Brian S Bauer de la Universidad de Illinois Chicago, explican que en 1904 ya se había hecho referencia de un pueblo inca llamado ‘Huayna Picchu’ en un atlas de creado por otro explorador. La confusión habría llegado cuando Bingham emprendió su viaje. A Bingham se le informó en 1911 de las ruinas llamadas Huayna Picchu a lo largo del río Urubamba antes de salir de Cusco para buscar el sitio; pero un año más tarde, el hijo de un terrateniente le dijo que las ruinas se llamaban Huayna Picchu, agregan.

«Comenzamos con la incertidumbre del nombre de las ruinas cuando Bingham las visitó por primera vez y luego revisamos varios mapas y atlas impresos antes de la visita de Bingham a las ruinas», dijo Bauer a The Guardian. «Hay datos significativos que sugieren que la ciudad inca se llamaba realmente Picchu o, más probablemente, Huayna Picchu».

Este estudio puede provocar un apasionado debate, es lógico pensar que a cualquiera se le hará difícil un cambio de nombre luego de mucho tiempo. De lo único que podemos estar seguros es que estas ruinas son una verdadera joya, sin importar el nombre que se le dé.

«Como dijo Shakespeare: ‘Una rosa con otro nombre olería igual de dulce'», cita el historiador peruano.

El artículo se encuentra publicado en Ñawpa Pacha: Journal of Andean Archaeology.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.