¡Espectacular! James Webb visto por la nave espacial europea Gaia a 1 millón de kilómetros

El telescopio espacial James Webb visto a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra. (Crédito: ESA/Gaia/DPAC; CC BY-SA 3.0 IGO).

El telescopio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea se encuentra orbitando en el punto 2 de Lagrange (L2), a 1,5 millones de kilómetros de la Tierra en dirección contraria al Sol. Estaba ahí en solitario desde el 2014, pero desde fines de enero se le sumó una nave espacial compañera, se trata nada más y nada menos que el telescopio más potente de la historia, James Webb.

El 18 de febrero de 2022, Gaia logró detectar al recién llegado y captar una imagen de él en el primer intento. En ese momento las dos naves espaciales se encontraban a 1 millón de kilómetros de distancia, con una vista frontal de Gaia hacia el enorme parasol de Webb.

«Muy poca luz solar reflejada se dirigió hacia Gaia, por lo que Webb aparece como una diminuta y tenue mota de luz en los dos telescopios de Gaia, sin ningún detalle visible», escribió en un comunicado la Agencia Espacial Europea.

La ESA explica que Gaia no está diseñado para tomar fotografías reales de objetos celestes. En su lugar, recoge mediciones muy precisas de sus posiciones, movimientos, distancias y colores. Sin embargo, una parte de los instrumentos a bordo toma una especie de imágenes del cielo. Se trata del «buscador» de Gaia, también llamado mapeador del cielo.

Los expertos de Gaia Uli Bastian, de la Universidad de Heidelberg (Alemania), y Francois Mignard, del Observatorio de Niza (Francia), vieron una oportunidad fortuita para captar a Webb. Se dieron cuenta de que, durante el escaneo continuo de Gaia de todo el cielo, su nuevo vecino en L2 debería cruzar ocasionalmente los campos de visión de Gaia.

Órbitas del telescopio espacial James Webb (en blanco) y de Gaia (en amarillo) alrededor del segundo punto de Lagrange o L2. (Crédito: ESA/Gaia/DPAC; CC BY-SA 3.0 IGO).

El mapeador del cielo de Gaia escanea una estrecha franja de 360 ​​grados alrededor de toda la esfera celeste cada 6 horas. A medida que se captura cada tira, la imagen se inclina ligeramente hacia la última, por lo que en unos meses consigue obtener imágenes de todo el cielo. Generalmente estos cortes examinan automáticamente en búsqueda de imágenes de estrellas que posteriormente ayudan al mapeo del observatorio. Una vez finaliza su función, se eliminan rutinariamente.

Pero es posible solicitar manualmente a la computadora que conserve excepcionalmente una parte de los datos de la imagen. Y aunque el mapeador del cielo se planeó originalmente con fines de servicio técnico, los científicos decidieron que vale la pena usarlo para una instantánea del telescopio espacial James Webb.

Gaia es un telescopio espacial de la Agencia Espacial Europea que mapea las posiciones de más de mil millones de estrellas con la mayor precisión hasta ahora. Mientras que Webb se ha convertido en el principal observatorio de ciencia espacial del mundo, una maravilla de la ingeniería de casi 10.000 millones de dólares, y cuando esté en pleno funcionamiento nos ayudará a resolver los misterios de nuestro sistema solar, mirará más allá, a mundos lejanos alrededor de otras estrellas, e investigará las misteriosas estructuras y orígenes de nuestro universo y nuestro lugar en él.

«Gaia ahora tiene una nave espacial amiga en L2, y juntos descubrirán nuestra galaxia natal y el Universo más allá», escriben los funcionarios de la ESA.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.