Nueva especie de tortuga gigante se descubre en una de las islas Galápagos de Ecuador

Una nueva especie de tortuga gigante fue descubierta en una de las islas Galápagos. (Foto tomada el 12 de septiembre de 2018. Parque Nacional de Galápagos/Handout vía REUTERS).

Galápagos, cuya biodiversidad inspiró la revolucionaria teoría de la evolución de Charles Darwin, alberga una gran variedad especies y ha sido reconocida como un laboratorio natural para el estudio de procesos evolutivos. Ahora, los investigadores dicen haber descubierto una nueva especie de tortuga gigante después de que las pruebas de ADN descubrieran que los animales que viven en una de las islas no habían sido registrados.

«La especie de tortuga gigante que habita la isla San Cristóbal, hasta ahora conocida científicamente como Chelonoidis chathamensis, corresponde genéticamente a una especie diferente, que se creía extinta desde inicios del siglo XX», escribió en Twitter el Ministerio del Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador.

El descubrimiento se dio gracias a una comparación genética de las tortugas que actualmente viven en San Cristóbal con muestras de huesos y caparazones recolectados en 1906 de las especies ya descritas. Los científicos concluyeron que las casi ocho mil tortugas que hoy existen en la isla pueden ser de un linaje diferente a lo que se pensaba inicialmente.

Los estudios genéticos de tortugas gigantes de Galápagos iniciaron en 1995 y cuatro años después ya se habían descrito todas las especies sobrevivientes; luego se realizó el estudio de las especies extintas.

Los científicos concluyeron que las casi ocho mil tortugas que hoy existen en San Cristóbal podrían no ser Chelonoidis chathamensis, sino que corresponden a un linaje completamente nuevo, aún no descrito; que el linaje descrito (C. chathamensis) con base a restos recolectados por la Academia de Ciencias de California en 1906, en cuevas de la parte alta de la isla, podría estar extinto y que en la isla habitaron las dos especies de tortugas conviviendo juntas, explica un comunicado de Galapagos Conservancy.

Según el comunicado, la isla San Cristóbal consta de dos partes que, durante la época de niveles altos del mar hace millones de años, pueden haber sido islas separadas, cada una probablemente con su propia especie de tortuga. Una vez que el nivel del mar descendió, las dos islas se fusionaron, como quizás lo hicieron sus tortugas. Hoy en día, la sección de las tierras altas del sudoeste, donde una vez florecieron las tortugas, pero fueron asesinadas por los balleneros y los colonos de principios del siglo XX, es húmeda y tiene una vegetación exuberante. La sección noreste, donde actualmente viven las tortugas, es más baja y árida.

Agregan también que una expedición conjunta de Galápagos Conservancy y la Dirección del Parque Nacional de Galápagos estimó que hay entre 6.000 y 8.000 tortugas gigantes en San Cristóbal. En 1970 había un mínimo de 500-700 individuos, pero gracias al cese de la caza furtiva se están recuperando rápidamente.

El estudio fue realizado por investigadores de la Universidad de Newcastle en Gran Bretaña, Yale en Estados Unidos, la ONG estadounidense Galapagos Conservancy y otras instituciones. Los autores dicen que San Cristóbal fue una de las primeras islas colonizadas por tortugas, las cuales se extendieron desde allí por todo el archipiélago hasta habitar 10 islas.

Lo que los investigadores esperan hacer ahora es recuperar más ADN del taxón extinto para aclarar el estatus taxonómico de las tortugas de San Cristóbal y entender mejor cómo se relaciona la especie viva actual con la extinta.

Los hallazgos aparecen en la revista Heredity.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.