Internados por COVID-19 presentan secuelas un año después de la enfermedad, según un estudio

La actual pandemia por SARS-CoV-2 no ha terminado y ha resurgido en formas menos letales con la llegada de mutaciones en un “gen” propio de la proteína S, de la espícula, que se encarga de adherirse y entrar a las células humanas en el comienzo de la infección.

Aunque este virus ha provocado una gran cantidad de defunciones y actualmente los esfuerzos por la creación de vacunas y terapias siguen surgiendo para evitar tal cantidad de decesos, muchos investigadores piden mirar las secuelas que esta enfermedad puede dejar en las personas, especialmente en quienes se desarrollo una fase grave de la enfermedad que hayan sido internados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI), ya que podrían presentar hasta un año después del inicio de la enfermedad síntomas provocados por el ingresó de SARS-CoV-2 en el organismo.

Se elaboró un estudio con 246 pacientes de Países Bajos, que fueron ingresados en la UCI por COVID-19, cuyas edades oscilaban los 61 años, lo cual demostró que alrededor del 73.4% de los pacientes aún presentaban problemas en su integridad física un año posterior a la enfermedad.

Desgraciadamente, con el avance en las investigaciones, se ha demostrado que hay más de 200 secuelas que pueden perdurar por la enfermedad COVID-19, esta es información valiosa, sin embargo es lamentable que a pesar de lo desgarradora que ha sido la pandemia, aún no podamos dar vuelta a la hoja y tengamos que continuar luchando con este ente patógeno.

 «Este estudio muestra el impacto increíble que tiene una admisión en la UCI en la vida de los ex-pacientes con COVID-19,incluso después de un año, la mitad de ellos están cansados ​​o experimentan falta de energía para reanudar completamente su trabajo «, menciona la autora principal Marieke Zegers.

El 38.9% de los pacientes reportó sentir cansancio y debilidad para realizar el mismo trabajo que hacían con regularidad antes de la enfermedad, por otra parte el 26.2% de los pacientes reportó problemas de salud mental y el 16.2% problemas cognitivos relacionados con la memoria y la atención.

En su mayoría los problemas físicos fueron en personas de la tercera edad con debilidad y dolor muscular, además de dificultad para respirar, mientras que los problemas mentales reportados fueron mayormente presentes la ansiedad y estrés post-traumático.

Los efectos a largo plazo siguen siendo estudiados, ya que la pandemia ha durado sólo dos años, por lo que los estudios recientes nos muestran en ese período de tiempo lo que ha ocurrido.

Los investigadores señalan que «Los síntomas posteriores a la UCI se pueden dividir en el dominio físico, mental y cognitivo y están asociados con una mayor mortalidad al año, mayores costos de atención médica y una menor calidad de vida».

Aunque el estudio cuenta con ciertas limitaciones, ya que relata lo que los pacientes perciben un año después, es posible destacar que ya se saben los estragos ocasionados por SARS-CoV-2 y se espera en un futuro poder ser manejados de manera correcta.

La información fue publicada en JAMA.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.

ensedecienciaalan

Alan Steve tiene una licenciatura en Bioquímica Clínica por la Universidad Nacional Autónoma de México y hace trabajo de investigación en la Unidad de Genética y Diagnóstico Molecular del Hospital Juárez de México. En internet, Alan es fundador de la comunidad Enséñame de Ciencia.