La mayoría de las personas percibe rostros ilusorios masculinos en lugar de femeninos

Las caras imaginarias que las personas suelen ver en objetos cotidianos, la gran mayoría son identificados como varones en lugar de mujeres.

Si un día estás acostado y de pronto volteas a ver fijamente a la pared de tu casa, por ejemplo, y empiezas a recrear rostros o ves una cara, es más probable que esos rostros sean percibidos como masculinos que femeninos, según un reciente estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Percibir rostros ilusorios en objetos inanimados es un fenómeno conocido como pareidolia facial. La investigación dice que estas percepciones ilusorias van más allá de un simple rostro, incluye la edad, el sexo y la expresión emocional. Sabemos los rostros ilusorios no tienen sexo biológico, pero sorprendentemente, la gran mayoría de caras ilusorias son percibidas como masculinas antes que femeninas.

Para averiguarlo, se realizó experimentos de comportamiento con más de 3800 adultos estadounidenses, donde los participantes revisaron alrededor de 250 fotos de rostros ilusorios, en objetos que van desde papas hasta maletas. Los resultados mostraron que las personas identifican unas cuatro veces más caras masculinas en lugar de las femeninas.

El sesgo se mostró tanto en participantes varones y mujeres. De forma más específica: un 80 por ciento de los participantes etiquetó más imágenes masculinas que femeninas, el 17 por ciento lo hizo de forma imparcial, mientras que solo el 3 por ciento restante consideró más mujeres que varones.

Otros experimentos buscaron revelar si la combinación de colores de las imágenes o el objeto fotografiado podría explicar el sesgo de género. Dicho de otra forma, se les mostró a los participantes, imágenes de los mismos tipos de objetos, pero descubrieron que los rostros ilusorios no provocaban la misma percepción. De esta forma se descarta la posibilidad de que los participantes vieran algo de los objetos subyacentes como masculino o femenino. De acuerdo con Science News, los modelos informáticos que examinaron las fotos de rostros ilusorios en busca de elementos estereotipados masculinos o femeninos, como rasgos más angulares o curvos tampoco pudieron explicar el sesgo.

«Existe una asimetría en nuestra percepción», le dijo a Science News, la autora principal del estudio, Susan Wardle, neurocientífica cognitiva de los Institutos Nacionales de Salud de Bethesda (Maryland). Dado el patrón más básico de una cara, como se ve en las caras ilusorias, «es más probable que la veamos como masculina, y se requieren características adicionales para verla como femenina», dice Wardle. Señala el hecho de que los emojis femeninos y los personajes de Lego suelen distinguirse de sus homólogos masculinos por la adición de labios más grandes, pestañas más largas u otros rasgos femeninos.

Entonces, se sugiere que la razón de tras de este sesgo sea que estamos acostumbrados a percibir los personajes como masculinos por defecto, a menos que a este se le agregue características adicionales como, pestañas, la estructura de los labios u otros detalles femeninos. No se sabe por qué el rostro masculino es tomado como base, pero los científicos dicen que es un sesgo notable desde una edad temprana, se encontró incluso en niños de 5 años.

Los hallazgos aparecen en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Comparte ciencia, comparte conocimiento.